Religión, cultura e inocencia en el Día de Reyes

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – La celebración del Día de los Reyes es una de las costumbres con más arraigo en la cultura puertorriqueña y hasta la palabra reyar es Boricua.

La celebración no es solo la espera de juguetes el 6 de enero, Día de la Epifanía, describió el historiador de esta tradición Néstor Murray Irizarry, director de la Casa Paoli, sede del Centro de Investigaciones Folclóricas de Puerto Rico, ubicada en la calle Mayor, en Ponce.

Los puertorriqueños celebran diversas vertientes de lo que llaman Fiesta de Reyes, entre ellas, las Trullas de Reyes y las Promesas de Reyes.

La celebración a la que más están acostumbrados ocurre la noche del 5 de enero, cuando los niños recogen yerba para alimentar los caballos de los Reyes a la espera de un “mágico” intercambio de yerba por regalos.

Murray Irizarry explicó que esa es la tradición de más ilusión, y que los adultos procuran pasar de una generación a otra, aunque no con tanto misticismo como en un pasado, que hasta pasaban las bestias por los alrededores de la vivienda para simular que esa eran las marcas que dejaron los caballos o camellos de los Reyes en horas de la noche.

“Eso era una ilusión, una cosa maravillosa y todo el mundo en el barrio se creía que los Reyes Magos existían como tal”, resaltó.

Otra de las vertientes eran las trullas de reyes, aunque ya escasas. “Estas no eran otra cosa que un grupo de personas de la comunidad que iban de casa en casa a cantar villancico y aguinaldos con motivo de las Fiestas de Reyes”, describió.

Mientras, las Promesas de Reyes son manifestaciones estrechamente ligadas al fervor religioso, destacó. Al igual que dicha Promesa también hay la Promesa de Santos, que con celebraciones a tal o cual santo como es el caso de San Antonio. A esa sumó la Promesa a la Santa Cruz que celebran en mayo y poco a poco ha ido perdiendo arraigo.

No obstante, las Promesas de Reyes son tradiciones que, según dijo, se mantiene de generación en generación porque así la familia que las celebra ha decidido corresponder el beneficio o favor recibido del santo y para el que se comprometió hacerle esa celebración.

Murray Irizarry explicó que, a principios del pasado siglo, cuando la cantidad de Promesas a los Reyes era mayor, la persona decidía establecer, algo similar a un pacto, con los Reyes, de manera que si le resolvía lo que buscaba los compensaría con rezos, aguinaldos y comidas con bebida para todo el que participara.

“La gente se ponía de acuerdo con los vecinos y la comunidad y preparaba un altar en una parte de la casa, lo decoraba con flores y ramas de palma, colocaba una especie de mantel blanco con las figuras de los reyes en el centro, dos velas y un rosario”, describió.

La persona que pagaba la promesa, en muchas ocasiones una mujer, se colocaba una especie de mantilla sobre la cabeza, se arrodillaba frente a ese altar y cantaba aguinaldos. Otros miembros de la familia o de la comunidad también los podía acompañar rezando de rodillas.

Murray recordó una familia de la comunidad La Playa, en Ponce, donde la señora colocaba una guitarra cerca y era quien cantaba debido a que la cantidad de músicos que cantaban los aguinaldos fue disminuyendo. “Ella tuvo que dejar de celebrarlas”, recordó.

Al culminar la Promesa de Reyes, las figuras de los Reyes eran retiradas del altar y comenzaba una gran fiesta de vecinos y allegados. “Llega un momento en que empieza el baile”, dijo.

“Igual que pasa con las Fiestas de Cruz, era un baile que podía durar días. De ahí es que vienen los conceptos de octavitas, octavas y la media raja (fiesta en que se come carne y se extiende hasta la víspera del Miércoles de Cenizas) en busca de alargar la Navidad”, explicó.

“No diría que somos los únicos que celebra los Reyes de esta manera”, indicó Murray Irizarry, quien señaló que hay países que celebran el Día de los Reyes con mucho fervor, pero las tradiciones son distintas.

 

Solo tres reyes

Son tres reyes, según la tradición, destacó el historiador Murray Irizarry.

Explicó que la simbología del número tres está muy presentes en la Biblia y en otras costumbres antiguas. Usó como ejemplo el que muchos remedios naturales especifican que son tres y no dos ni cuatro las porciones a usar. “Esos son símbolos que van desarrollándose de distintas partes del mundo”, dijo.

Otro datos de los Reyes poco conocido es que cada uno de ellos tiene su día, según las costumbres. El 6 de enero es el Día del Rey Gaspar. El 7 de enero es de Melchor, a quien llamó “el querendón de Puerto Rico”. El 8 de enero es el Día del Rey Baltasar.

 

Centenaria celebración

Entre las celebraciones de las festividades de Reyes está la celebración de las Fiestas de Reyes de Juana Díaz, que cumplen 135 años de celebración. Este es uno de los eventos que más ciudadanos congrega en Puerto Rico, gran cantidad de ellos, católicos que todos los 6 de enero acuden a la plaza pública de Juana Díaz a celebrar la Epifanía.

Los Reyes juanadinos, quienes tiene un Museo con memorabilia, se mantienen activos durante varios meses antes de la llegada de la Navidad. También celebran la Caravana de los Reyes con la que visitan diversos pueblos.

La actividad el 6 de enero incluye un desfile desde el Museo de los Reyes hasta la plaza pública. El desfile se caracteriza por la participación de niños y adultos de diversas comunidades y escuelas.
El Consejo Juanadino Pro Festejo de Reyes, encargado de la festividad, recién anunció los planes de regresar a Roma el próximo año.

La visita al Vaticano, donde en el 2004 los recibió el papa Juan Pablo II, sería en diciembre de 2019, tras conseguir los fondos necesarios para lo que estarían realizando una serie de actividades, informó William John Santiago Vázquez, presidente del Consejo, actuales custodios del Museo de los Reyes.

Por otro lado, la Casa Paoli, en Ponce, tiene una colección de carteles, tallas , libros y otra memorabilia relacionada al folclor ligado a las figuras de los Reyes, destacó Murray Irizarry.
Los interesados deben comunicarse al 787-840-4115.

 

¡Que vivan los reyes!

Arraigada tradición

 

 

Reyes salen a peregrinar