Repudian recorte de fondos de FEMA para reconstrucción de escuelas

Las organizaciones magisteriales denunciaron que hay escuelas que ni siquiera han podido volver al estado en el que estaban antes del paso de María. (Archivo)

Por CyberNews

 

Las presidentas de la Asociación de Maestros de Puerto Rico (AMPR), y la Federación Americana de Maestros (AFT, por sus siglas en inglés), Aida Díaz y Randi Weingarten, repudiaron  un recorte de $1,000 millones en fondos de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), destinados a la reconstrucción de escuelas en Puerto Rico.

“El gobierno federal debe entender que el sistema público de enseñanza de Puerto Rico necesita de su apoyo para fortalecerse y encaminarse hacia la excelencia. El sufrimiento que ocasionó la emergencia del huracán María tras su paso por la Isla ha provocado una crisis psicológica entre nuestros niños, jóvenes y sus maestros. Así lo han establecido distintos informes de prestigiosas universidades en Estados Unidos y Puerto Rico. El deterioro físico de nuestras escuelas es evidente, muchas están sin techos en algunos de sus salones, sin canchas, sin comedores, creando problemas de salud y seguridad para nuestros niños. Una escuela con una estructura deteriorada no es el mejor ambiente para aprender, y profundiza la crisis psicológica existente entre nuestros niños y maestros. Reclamamos que FEMA desista del recorte anunciado; es cruel e insensato. El Congreso de los Estados Unidos debería demostrar su apoyo a Puerto Rico, haciendo lo necesario para evitar este recorte”, dijo Díaz en declaraciones escritas.

Por su parte, Weingarten expresó: “La decisión de la administración Trump de recortar $1,000 millones de FEMA necesarios para reconstruir las escuelas de Puerto Rico es repugnante y profundamente inquietante, y el hecho de que los maestros se hayan enterado a través de informes de prensa es como echarle sal a una herida”.

“El magisterio de Puerto Rico siempre ha estado en primera línea; se despierta todos los días y trabaja para garantizar que las escuelas sean centros comunitarios donde los niños quieran aprender y los maestros quieran enseñar. Pero casi 18 meses después del huracán María, el gobierno federal ha roto su promesa de reparar y rehabilitar las escuelas de la Isla. Cada semana, la Asociación de Maestros de Puerto Rico y la AFT recibe informes de maestros denunciando los daños causados por el moho y el hongo, y los techos que aún tienen goteras. Mientras casi la mitad de las escuelas de Puerto Rico todavía presenta daños que aún no se puede arreglar porque FEMA tiene que dar el primer paso para reparar los techos y otra infraestructura. Y los vagones temporeros que se supone se usarían durante solo seis meses, todavía se están utilizando, sin que haya señal alguna de un reemplazo permanente”.

“Las escuelas en Puerto Rico todavía necesitan miles de millones de dólares en reparaciones e inversión, solo para recuperarse al nivel que estaban antes de los huracanes de 2017. Corresponde a FEMA revertir su curso de acción. Y es imperativo que el Congreso celebre con seriedad audiencias sobre los trabajos de recuperación y que obligue a la administración Trump a asumir su responsabilidad con las escuelas públicas de Puerto Rico y con los niños que dependen de ellas”.