Retirados se oponen a que la AEE pase a manos privadas

Por Johnny Rodríguez Ortiz

Presidente de la Asociación de Jubilados de la AEE

 

El gobernador Ricardo Roselló, parte del liderato de su partido y el senador Eduardo Bathia, andan cogidos de la mano en su empeño por regalar la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE) en forma de “concesiones”, así como la venta de sus activos.

Los activos de la AEE incluyen: sus plantas, edificios de oficinas regionales, flota de transportación, fibra óptica. También, los millones de dólares en “cuentas por cobrar” y todos los terrenos que posee la agencia hasta los embalses de agua, entre otras. Si venden los embalses, esto traería un aumento a la tarifa de agua, además del aumento en la tarifa de electricidad.

La privatización siempre la paga el pueblo en costos y tarifas más caras. Ejemplo: el aeropuerto, autopista 22, la venta de los hospitales, etcétera.

Estos políticos acuñaron la expresión de los “micro grits”, como una gran novedad, que no son otra cosa que mini sistemas eléctricos. En la actualidad hay más de 20 de ellos en la AEE, como en: Villalba, Yauco, Mayagüez, Jobos, Vega Baja y Covadonga.

El pasado 18 de abril, sufrimos un apagón general. Ellos aprovecharon y culparon a la administración de la AEE, la cual controlan históricamente. La realidad es que aún el sistema está frágil, porque todavía, no se han puesto en servicio las líneas de transmisión vitales que discurren del sur al norte de la Isla. Solo hay una de estas líneas en servicio, la 50900. Esta otra es parte del oscuro suceso de contratar a Whitefish.

La solución a los problemas de la AEE reside en finalizar su invasión político partidista. En la Legislatura se discute un proyecto de privatización de esta agencia. Sin embargo, se niegan a tomar el camino de la verdadera liberalización de la AEE, mediante un proyecto de ley que le permita al pueblo elegir una Junta de Gobierno con términos de incumbencia de diez años, como en muchos lugares en Estado Unidos. Así acabamos con la nefasta tradición de que cada gobernador de turno designe tal Junta y el Senado la confirme.

Una Junta como la propuesta, comenzaría sin ataduras políticas, liberaría a la AEE de contratos leoninos, como los de Applied Energy Services y la EcoEléctrica, a los que la AEE les paga millones de dólares por energía eléctrica no consumida. También, les cobraría a las agencias del gobierno sus deudas millonarias con la Autoridad. Ahí está el dinero necesario para sacar a la agencia de la quiebra, que, al día de hoy; apenas tiene dinero para comprar combustible. No hay necesidad de privatizar la AEE.