Retos para la UPR en Ponce

 

Como académica , sigo de cerca todos los acontecimientos que han surgido en las últimas semanas con respecto a la Universidad de Puerto Rico. El pasado viernes se dio a conocer que el presidente, el Dr. Jorge Haddock emitió a la consideración de la Junta de Gobierno los nombramientos en propiedad de los rectores y las rectoras de cada uno de los once recintos. ¡Por fin! ¡Cuánto tiempo con interinatos!

Era como estar paralizados en asuntos esenciales en el quehacer académico. Los puestos de dirección se mantuvieron en la medida de lo posible, pero…. Ha dicho el presidente: “La determinación brindará mayor estabilidad al sistema universitario” Lo veremos…

Para mí, que he pasado gran parte de mi vida en la universidad como estudiante y académica, me preocupan muchas cosas. En primer lugar, es inaceptable la decisión tomada de congelar las plazas de docentes en todo el sistema. Contar con profesores a tiempo parcial trae muchos problemas.

Estamos llenando las facultades y departamentos académicos con contratos de docentes que para “poder vivir y generar ingresos”, tienen que ofrecer clases en distintos recintos. Esta situación a su vez tiene consecuencias. No pueden participar de comités, lo cual hace que los múltiples trabajos al interior de las dependencias académicas recaigan en los pocos profesores que tienen plazas regulares. Conozco un caso donde el comité de personal tiene que comenzar a evaluar a los profesores casi comenzando el semestre. Injusto para los profesores evaluados y agotador para los que evalúan.

Esos profesores por contrato se agotan física y mentalmente ya que asisten a diferentes recintos en diferentes horarios: diurnos, nocturnos y sabatinos. Además, ofrecen distintos cursos que deben preparar con excelencia y rigurosidad… lo que conlleva mucho tiempo. Este itinerario tan agotador impide que puedan investigar y publicar, requisitos morales para aquel docente que valore la academia y la excelencia, lo cual también requiere de tiempo. Estoy convencida que esta situación ha afectado terriblemente a la Universidad.

En segundo lugar, el pasado 25 de marzo de 2019, se dio a conocer que el señor presidente de la Universidad presentará un plan para la consolidación administrativa de los recintos. Indicó que Aguadilla, Ponce, Utuado y Arecibo formarán parte de un conglomerado. Solo quedan como unidades autónomas los recintos de Mayagüez, Río Piedras y Ciencias Médicas.

El presidente ha planteado lo siguiente: “estamos esperando que cada uno de ellos (los recintos), con la autonomía que van a tener, puedan generar ingresos y ser autosuficientes”. “A largo plazo ellos saben que tiene que buscar más ingresos”.

Esto implica que la Universidad de Puerto Rico en Ponce debe moverse a la autosuficiencia. Buscar fondos requiere de una infraestructura de apoyo muy estructurada. Exige motivación y mucho, mucho trabajo. La oficina de Recursos Externos se ha convertido por las palabras del presidente y su plan de consolidación propuesta, en la dependencia más importante para la institución universitaria. Esto va a conllevar tomar decisiones muy difíciles.

La doctora Tessie Cruz ha sido recomendada por el presidente para ser la rectora de la UPR en Ponce. Conozco su preocupación por la generación de fondos externos y de sus variados y grandes esfuerzos… por conseguir grants, proyectos para el recinto. Anhelo que podamos salir airosos en este momento histórico… ser autosuficientes…. y ser excelentes. Se nos va la vida. Ojalá que toda la comunidad universitaria lo entienda.

¡Hasta la próxima! Pueden comunicarse a empresasymercados@gmail.com