Revitalización comunitaria y salud pública.

Continuando con el tema de la revitalización comunitaria, esta semana voy a explicarles cuál es su impacto en la salud pública, un aspecto de la vida cotidiana vital para todos. 

Primero que todo, sépase que la salud pública no se limita a las atenciones y servicios médico-hospitalarios que usted pueda recibir como parte del Sistema de Salud que regula, financia y supervisa el Departamento de Salud de Puerto Rico. 

Incluye también aspectos y servicios de índole ambiental y comunitaria en los que tienen inherencia no solo el Departamento de Salud sino la Junta de Calidad Ambiental y los Municipios por mencionar algunos. 

Es, precisamente en ese contexto, que la revitalización juega un papel vital: proveerle a la ciudadanía calidad de vida en comunidad.  Para eso es importante que sepan cuáles son los aspectos sociales que inciden en la salud de la comunidad según el Departamento de Salud federal y otras organizaciones reconocidas tanto a nivel nacional como internacional así como sus recomendaciones.

A ese respecto, Healthy People 2020 reconoce la existencia de factores no biológicos y no relacionados al cuidado de la salud individual que inciden en  la salud pública: estatus socioeconómico, vivienda, educación, normas y actitudes sociales, lenguaje, literatura y cultura por mencionar algunos.  Healthy People 2020 resalta la importancia de atender esos aspectos en sus cuatro metas generales:

  • Obtener que los ciudadanos alcancen periodos de vida más largos, de alta calidad, libres de enfermedades previsibles, incapacidad, lesiones y muertes prematuras.
  • Alcanzar la equidad en el cuidado de la salud, eliminando disparidades y mejorando la salud de todos los grupos.
  • Crear ambientes físicos y sociales que promuevan la buena salud.
  • Promover calidad de vida, desarrollo y conducta saludables a través de todas las etapas de la vida.

Healthy People 2020 es una iniciativa del Departamento de Salud federal que establece las metas y objetivos en salud pública década por década que pueden consultar en la página https://www.healthypeople.gov/. )

Por su parte, la Organización Mundial de la Salud provee una mejor descripción estableciendo que los determinantes sociales de la salud “son las condiciones en las que las personas nacen, crecen, viven, trabajan y envejecen…” (OMS, 2008) 

La revitalización comunitaria beneficia la salud de la población en general al impactar de forma directa e indirecta los principales factores que aquejan la salud pública: educación, empleo, ingresos, vivienda, diseño comunitario, apoyo social y familiar, seguridad comunitaria y el ambiente.

Una comunidad saludable, como concepto y meta, puede tener varios significados dependiendo del propósito y misión de la organización.  Para los propósitos de las guías que publica la APA, las comunidades saludables se definen como aquellos lugares donde los individuos tienen acceso a ambientes social, económica y naturalmente construidos de forma saludable, lo que les da la oportunidad para vivir su mayor potencial indistintamente de su raza, etnicidad, genero, ingreso, edad, habilidades u otras circunstancias socialmente definidas.

Como parte del diseño comunitario que influencia la salud pública, los planificadores y aquellos que establecen las políticas públicas en el país y en sus respectivos municipios juegan un importante rol a través de las políticas que adoptan para: el uso de la tierra; el diseño urbano y la transportación; lo que afecta la calidad del aire, la calidad del agua y su suplido; la seguridad en la transportación; y el acceso a la actividad física, alimentos saludables y a vivienda asequible, entre otros indicadores de calidad de vida.

Como parte de esa influencia que tienen los planificadores en la forma en que las comunidades se revitalizan, la American Planning Association  ha publicado una serie de guías con recomendaciones para que tanto planificadores urbanos como aquellos llamados a crear política pública puedan examinar y usarlas como marco de referencia. 

Entre algunas de las guías publicadas por la APA está el Policy Guide on Public Redevelopment, publicada en abril del 2004 y que pueden encontrar en https://www.planning.org/policy/guides/adopted/redevelopment.htm: esta herramienta pretende incrementar la efectividad de los planificadores gubernamentales y del proceso de planificación al éstos colaborar con la formulación e implementación de política pública y programas de revitalización comunitaria.  Asimismo la APA  publicó en octubre del 2017 una guía llamada Healthy Community Policy Guide y, el pasado 14 de mayo otra guía:  el Planning for Equity Policy Guide. 

Ambas guías proveen recomendaciones a los planificadores para atender aquellos aspectos que influencian en la salud pública y a su vez prevenir el surgimiento de nuevas inequidades atendiendo las existentes tales como la disparidad o inequidad en la salud, ingresos, oportunidad, movilidad y elección que surgen en cada comunidad indistintamente de su tamaño o localización en zonas urbanas, suburbanas y rurales e incluso la gentrificación. 

Si desea consultar cualquiera de ellas, puede encontrarlas en las siguientes direcciones web:  https://planning-org-uploaded-media.s3.amazonaws.com/document/Healthy-Communities-Policy-Guide.pdf  y  file:///E:/BLOG/COLUMNAS/leer/Planning-for-Equity-Policy-Guide.pdf

Nos corresponde como ciudadanos y constituyentes el ser conscientes y hacer conscientes a los políticos electos que las actividades relacionadas a la revitalización comunitaria resultan en inversiones proactivas que previenen costosas intervenciones médico-hospitalarias. Esto, al atender oportuna y responsablemente las causas principales de deficiencias en la salud y de muerte prematura según el Departamento de Salud Federal.  Este tipo de actividades incluye, entre otros:

  • Mejoras a las estructuras físicas de la vivienda
  • Desarrollo económico
  • Apoyo comunitario (cuido de niños, tutorías y prevención de violencia).
  • Mejoras ambientales
  • Desarrollo de liderazgo comunitario
  • La creación de coaliciones
  • Mejora y lucha por la salud comunitaria
  • Desarrollo de la fuerza trabajadora
  • Otros

La inversión tanto del estado como los municipios, las entidades sin fines de lucro y hasta las entidades privadas en actividades que promueven y previenen la salud debería ser reconocida como un enfoque efectivo y proactivo dirigido a crear comunidades más saludables.  Los niños crecen más saludables cuando su vivienda es decente y sus vecindarios “transitables” (Chriqui, Taber, Slater, Turner, Lowrey & Chaloupka, 2012). 

Las comunidades que cuentan con una fuerza trabajadora saludable y productiva son lugares atractivos para la proliferación de nuevas empresas y para las familias vivir, incrementando la capacidad de la comunidad para atraer y retener empleos, empleados y alcanzar crecimiento económico. (Partnership for Prevention, 2001; Florida, 2012).  Por lo tanto, el llamado es a que salubristas, planificadores y funcionarios públicos reconecten sus esfuerzos en formas que se enfatice el impacto en la salud pública a corto, mediano y largo plazo por el bienestar y el futuro de todos.

¿Por dónde comenzar?  En mi humilde opinión: ¡Por las propiedades vacantes que cualifican como estorbo público! 

Identificar, limpiar o demoler las propiedades vacantes o abandonas elimina y/o previene: sabandijas, problemas de contaminación directa e indirecta,  incendios accidentales y maliciosos, áreas que pueden servir como escondite para delincuentes y violadores, entre otros.  Asimismo, la revitalización comunitaria trae consigo la reutilización de esos espacios vacíos y los pone:

(1) a disposición de los municipios para crear proyectos de vivienda de interés social u otros proyectos de infraestructura necesarios incluyendo la vial y la comunitaria;

(2) a disposición de entidades sin fines de lucro y/o alianzas para los servicios que éstas prestan a la comunidad;

(3) a disposición de personas y entidades privadas como inversión o espacios para crear nuevos negocios y empleos; entre otros.  Les exhorto a continuar leyendo las columnas venideras y a aportar con sus preguntas y sugerencias al tema. 

Los invito a insertarse en la lucha por revitalizar estos espacios acudiendo a las oficinas correspondientes de su municipio y de sus respectivos legisladores para presentar sugerencias y/o exigir acción en pro de su comunidad e incluso los invito a crear entidades que se dediquen a revitalizar estos espacios por el bienestar de todos o formar parte de alguna ya sea como voluntario, empleado o colaborador ocasional.  Creando y cuidando de la comunidad creamos futuro: ¡cada granito cuenta!

Una vez más, los invito a ser luz en la obscuridad.  Si a usted le ha resultado útil esta información, ¡comparta esta columna con sus amigos y en las redes!  Para dudas, preguntas o sugerencia para este u otros temas futuros, escriban a criticaoculuspr@gmail.com. ¡Hasta la próxima luz!