Revitalización Comunitaria y Tecnología: Algunos modelos de programas usados en EU

Por más de una década varias ciudades de los Estados Unidos han liderado el desarrollo y uso exitoso de datos en sus procesos públicos encaminados a abatir la creciente ola de propiedad vacante.

Con el tiempo, muchas de las prácticas y políticas públicas han alcanzado altos niveles de sofisticación y con ello han mejorado significativamente su eficiencia. Aunque tales prácticas y políticas públicas no son uniformes en diseño – precisamente porque las circunstancias particulares de cada ciudad tampoco lo son – dependen en mayor grado del contexto, principios y prácticas locales.

Sin embargo, la calidad y el enfoque en el uso de los datos al igual que la tecnología, pueden replicarse aún en casos tan singulares como el de Puerto Rico. Sería un asunto de ajustar las políticas públicas y las prácticas a nuestra realidad ilustrada en, precisamente, los datos y estudios disponibles y/o que se puedan trabajar.

Ciudades como Baltimore, Nueva Orleans, Detroit, San Luis y Cleveland son, para mí, un buen ejemplo de cómo el uso de datos y tecnología pueden usarse en beneficio de la revitalización comunitaria.

Es importante tomar en consideración que la mayoría de estas ciudades han tenido o tienen una Junta de Control Fiscal y/o han atravesado o atraviesan una crisis económica similar a la que atraviesa Puerto Rico. Ello, sin las variables que representan para nosotros los destrozos que ocasionó el huracán María y los fondos de recuperación que se espera arriben a la isla de un momento a otro… si el Congreso no los retiene, claro está.

Baltimore, por ejemplo, ha enfocado sus esfuerzos en mejorar su código de vivienda para albergar el redesarrollo de propiedad vacante en zonas donde abunda la inversión privada.

Las dependencias y la administración de la ciudad facilitan el redesarrollo comunitario racionalizando la disposición de los procesos que se usan para transferir la titularidad de propiedades abandonadas a desarrolladores privados a la vez que usan los datos para enfocar las acciones gubernamentales sobre otras propiedades vacantes.

La innovación de la ciudad descansa en la coordinación entre el Departamento de la Vivienda de Baltimore y la entidad comunitaria local para la rehabilitación de vivienda. La participación comunitaria se hace medular en cada parte del proceso. Este tipo de enfoque requiere una evaluación precisa, en tiempo real de las condiciones de vivienda y el potencial en el mercado para cada caso.

La legislatura va ajustando los códigos y reglamentos a la medida del potencial en el mercado. Ese análisis de valor y potencial mercantil requiere del uso de la tecnología y la acumulación de información precisa como herramientas para desarrollar tipologías y nuevas estrategias de redesarrollo comunitario, inversión y cambios legislativos.

Nueva Orleans, por su parte, desarrolló una aplicación de fácil y público acceso que conecta directamente con los sistemas de información gubernamental interna. La aplicación provee información al usuario sobre el estatus de una propiedad vacante o espacios sub utilizados en tiempo real.

Tanto residentes como organizaciones locales pueden investigar la propiedad en un mapa, conocer sobre su titularidad, historial de permisos, inspección y otros datos además de suscribirse a notificaciones en tiempo real.

La aplicación Blight Status (BlightSTAT) es el resultado de un esfuerzo conjunto para reducir las unidades abandonadas usando la información como herramienta de cambio.

En el caso de Detroit, la ciudad adoptó un sistema de mapas conocido como Motor City Mapping (MCM) como parte de un esfuerzo comprensivo para digitalizar la información de la propiedad inmueble y crear canales claros de comunicación entre la ciudadanía, el gobierno y los proveedores de servicio locales. Este sistema comenzó a desarrollarse en el 2014 con un proyecto para investigar 375,147 parcelas y almacenar información a un sistema de datos virtual.

Parte del sistema MCM es la aplicación web conocida como Blexting Mobile. Desarrollada por Data Driven Detroit y Loveland Technologies, Blexting le permite al usuario tomar fotos, evaluar y grabar información a ser cargada en el sistema de MCM. Allí, la información puede editarse y corregirse para su uso posterior.

Blexting se usa para identificar propiedad vacante por localidad, tipo, condición y otras categorías. Con esta aplicación, se integra la participación ciudadana como herramienta para agilizar los procesos de identificación y posterior mitigación y desarrollo.

San Luis, por otro lado, estableció una herramienta estadística conocida como el St. Louis Residential Market Value Analisys (MVA). Para lograrlo, la ciudad utilizó la plantilla modelo usada por el Fondo de Reinversión con ayuda del Departamento de la Vivienda y Desarrollo Urbano (HUD por sus siglas en inglés).

El lanzamiento de esta herramienta interactiva de forma pública y accesible se materializó en el 2014. El MVA ayuda a los oficiales, planificadores, desarrolladores y a muchos otros dirigir la inversión de fondos públicos de forma estratégica logrando así mayor beneficio a la ciudadanía.

En la ciudad de Cleveland el programa NEO CANDO participó en un gran número de alianzas innovadoras con líderes en el desarrollo comunitario de la localidad. Alianzas que aprovecharon el uso de data e información acumulada en un sistema y plataformas web que a su vez ayudaron a desarrollar intervenciones estratégicas en vecindarios particulares.

Una de las herramientas más poderosas del programa NEO CANDO es la herramienta web conocida como ‘Neighborhood Stabilization Team’ o NST por sus siglas en inglés. Esta aplicación vincula en una sola plataforma información disponible en diversas fuentes, lo que permite a los clientes acceder a toda la información públicamente disponible sobre la parcela en una sola aplicación o página web.

De hecho, el NST añade valor a su uso al ser capaz de procesar y refinar la información facilitando la búsqueda y haciéndola más filtrable y descargable en hojas de cálculo, mapas y gráficas actualizándose semanalmente. Los usuarios también pueden agregar información única para su uso exclusivo, incluyendo fotos digitales documentando las condiciones y ubicación exacta.

En resumen, el uso de aplicaciones digitales y en especial aplicaciones web para sostener una interacción autorizada constante, extiende la aplicación de los códigos legales a una ejecución eficiente en los procesos de revitalización. Cada aplicación, a su vez se nutre del conocimiento, capacidad y eficiencia que pueden aportar cada uno de los departamentos del servicio público envueltos.

Otras ciudades alrededor de los Estados Unidos, adicionales a las antes aquí aludidas, ya han comenzado a usar o están interesadas en el uso de sistemas de datos integrados y una aplicación web. La mayoría han imitado el modelo de Cleveland desarrollando uno propio o adquiriendo el software desarrollado por NEO CANDO.

Otro modelo muy útil y que no quisiera dejar pasar por alto es el desarrollado por ESRI en su sistema ARC Gis: una plataforma para la Planificación y el Desarrollo que incluye un mapa en línea, un proceso de querella inmediato, monitoreo de la querella y estatus de la propiedad, evaluar la propiedad entre otros.

El sistema ARC Gis de ESRI en particular ya ha sido utilizado en los sistemas catastrales del CRIM en Puerto Rico por lo que no sería un sistema difícil de entender para esa agencia y para quienes dominamos el uso de esa data.

No obstante, el aspecto medular a considerar tanto para municipios como para las organizaciones comunitarias es si existe voluntad. Si existe, los recursos aparecen y las excusas se disipan.

Los acuerdos colaborativos entre las agencias, la disponibilidad de entidades comunitarias, líderes y en especial de los gobiernos locales son vitales para actuar y lograr crear una base de datos amplia y pública encaminada a lograr la recuperación comunitaria que Puerto Rico necesita.

Una vez más, la revitalización comunitaria está en las manos y la “voluntad para actuar” que puedan tener tanto los alcaldes como el Ejecutivo Estatal. Me parece que, como primer paso, deberían sincronizarse los sistemas de información gubernamental que atañen a transacciones de índole inmueble: el sistema catastral del CRIM con el sistema de fincas del Registro de la Propiedad. Sincronizados ambos sistemas, se facilitan los procesos de identificación y revitalización a los municipios. De hecho, pudiera incluso programarse que los municipios puedan enlazarse y alimentar el sistema dual con información sobre querellas, multas y disponibilidad de estorbos públicos haciendo los datos accesibles a la ciudadanía.

Como de costumbre, los invito a ser luz en la obscuridad. Si a usted le ha resultado útil esta información, ¡comparta esta columna con sus amigos y en las redes! Recuerden que para dudas, preguntas, colaboraciones o sugerencias para este u otros temas futuros, pueden continuar escribiéndome a criticaoculuspr@gmail.com. ¡Hasta la próxima luz!