Rondalla Voces de América, ritmo internacional y sentimiento bohemio

Una de las maravillas que, en mi opinión, encierra la música es que se puede apreciar de diferentes formas y a través de variados estilos y agrupaciones para complacer todos los gustos.  Por eso conversé con Miguel González, director de la Rondalla Voces de América (RVA) para hablar de esta agrupación que, aunque interpreta diversos géneros internacionales, considera el bolero como uno esencial en su oferta musical.  Esto es así porque entiende su importancia y el arraigo que posee en el corazón de los puertorriqueños.  Ciertamente no podemos obviar el detalle de que Miquel cuenta con una extensa trayectoria musical en la que se destaca su participación en varios tríos de la isla.

“En los años 60 hubo muchas rondallas en Puerto Rico.  Porque cuando los tríos como Los Panchos, Los Ases y esos tríos de Suramérica y Centroamérica pegaron a subir fue como una escuela para nosotros (en referencia a las rondallas) y hubo una época en que se hicieron cinco o seis rondallas.  No eran muchas, pero había.  Tuve, primeramente, la ventaja y la dicha de pertenecer a la Tuna Taurina que la dirigió Vicente Caratini y ahí tuve la oportunidad de aprender en cantidad. Eran músicos de grandes ligas”, comenzó explicando quien tuvo un trío que se llamó Los Pérgamos con Wiso Vargas y Papo Torres en sus años de estudiante.

Posteriormente Miguel se trasladó a los Estados Unidos, pero regresó a la Isla, se casó y fundó una nueva agrupación. “Hicimos el Trío Los Acordes con José “Papo” Torres, Luis Colón y este servidor.  Tocamos en los Restaurantes de la Roosevelt, en Hato Rey. Te estoy hablando de los 70 hasta el 80”, dijo el director de la RVA.

González fue maestro de música en el municipio de San Juan y ahí logró hacer la Tuna Capitalina con los estudiantes de su grupo musical. “De ahí sacamos un joven que fue bien conocido en Puerto Rico, José “Cheito” Cruz, que fue la primera voz del Trío Voces de Puerto Rico de Scharrón y Tatín Vale.  Pero Cheito Cruz empezó con la Tuna Capitalina, que fue estudiante mío.  Luego, antes de estar con el trío de Scharrón, estuvo como dos años con nosotros en el Trío Los Acordes. El primer trabajo de él en la música lo hicimos en el Restaurant Los Chavales de la Roosevelt.  Scharrón con mucho respeto, que fue un maestro, una persona humilde, nos pidió permiso para ver si podíamos sacar a Cheito Cruz para su trío y así fue”, relató González.

Empero, tras la salida de Cheito Cruz, el Trío Los Acordes siguió formalizado y trabajando con Luis Colón como la primera voz.  De hecho, Miguel resaltó que, “ese mismo Trío Los Acordes, fuímos los músicos de Charlie Zaa, el colombiano.  Grabamos con ese trío en el segundo CD de Charlie Zaa y participamos en tres canciones con él, que nos llevó a Bogotá, Colombia para grabar.  Hicimos una gira incluyendo México, Los Ángeles, Miami, Puerto Rico, que estuvimos en Bellas Artes, y luego regresamos a Colombia hacer un show con Charlie Zaa”, recordó.

Cuando Miguel salió de esta agrupación formalizó el Trío Carimar con el que estuvo 18 años tocando en el desaparecido Restaurante El Zipperle.  “Estando aún con Carimar se me acercan dos integrantes que habían de una rondalla de mi pueblo Cayey, que se había ya disuelto, y me buscan para que yo haga una rondalla.  Yo les dije, bueno si el tiempo me da, con mucho gusto yo voy.  Porque para aquel tiempo yo también daba clases de música “part-time” en un colegio y estaba con el Trío Carimar.  Fui a una reunión, eso fue en el 2011, y puse mis pautas porque yo quería variar lo que ellos casi siempre tocan y dije que quería hacer una rondalla popular.  Y entonces le puse Rondalla Voces de América y empezamos con seis”, relató sobre el inicio de lo que hasta hoy es una importante y reconocida rondalla que cuenta con 4 producciones discográficas y trabajan en otra que esperan sacar al mercado a principios del año 2019.

De hecho, González adelantó en exclusiva para el Blog que trabajan actualmente en la producción de un disco en homenaje a cinco tríos de Puerto Rico. “No quiero hablarlo mucho porque es una sorpresa para los triófilos.  Los arreglos ya están hechos y eso va hacer un palo”, dijo con notable emoción.

Miguel también gusta de componer canciones e indicó que en la tercera producción discográfica de la RVA hay una canción suya, que fue la primera que hizo y es de Navidad.  “Yo tengo varias canciones para ver de qué forma las puedo, más tarde, grabar”, comentó.

Como ya mis fieles lectores saben, una pregunta que nunca falla en mis entrevistas es el origen de los nombres de las agrupaciones. Sobre esto Miguel contó que, “estábamos buscando nombre, muchos me dijeron Rondalla Borincana, Rondalla Taína, Rondalla Voces Latinas, pero de esa última había ya un trío y una rondalla en México.  Realmente Rondalla es el nombre, el apellido fue el que empecé a buscar y puse voces porque recrean voces, y de América, porque dije si le vamos a cantar a América le tenemos que poner Voces de América.  Según resaltó, América no se compone de Estados Unidos solamente. “Esta Suramérica, Centroamérica y Norteamérica.  Entonces yo me concentré en eso y ese fue el motivo del nombre”, dijo.

Pero hablando del concepto de rondalla, explicó que una rondalla debe tener no menos de 10 integrantes.  “Hay dos tipos de rondallas, la que es instrumental como por ejemplo la Rondalla de Humacao que dirige Camacho, la que hay en Cayey que por cierto la dirige mi hermano y otra en Gurabo. Pero rondalla como tal, a voces y arreglos, es solo la Rondalla Voces de América en estos momentos.  Argentina, Venezuela y México son varios de los lugares que mencionó Miguel en donde las emisoras tocan las canciones de la Rondalla. “En México nos dicen Rondalla Voces de América Tropicana por el estilo particular de la RVA que utiliza timbales, conga, bongó y canta a cuatro voces, a diferencia de otras Rondallas de otros países”, explicó.

“Yo siempre digo que tengo 5 tríos en una sola agrupación porque tengo 4 primeras voces, 2 segundas voces, 3 terceras voces, 2 requintos y somos 6 guitarras de acompañantes, tenemos bajo amplificado y percusión.  Por cierto, la percusión, José Donarte, es integrante de la banda de Sonia López.  O sea, son personas bien preparadas, con experiencia.  Han cantado en tríos, coros, tunas y tengo arreglistas.  Nos reunimos todos los miércoles en Cayey y hacemos ensayos”, detalló González al tiempo que añadió que están inscritos en el Instituto de Cultura y que han trabajado con ellos.

Actualmente la RVA tiene en agenda varias actividades en los municipios de Humacao, Juncos y hasta participarán de un concierto de tríos en Yabucoa, además de otras actividades fuera de la isla.  “Hemos viajado a Miami, Orlando y vamos ahora en noviembre 2 y 3 a Sanford, Florida.  En Puerto Rico hemos estados en Fiestas Patronales y festivales como el del café.  Antes de María pues teníamos muchas actividades que se suspendieron”, explicó Miguel señalando también que tienen una invitación pendiente para presentarse en México.

El director de la RVA está muy agradecido de la recepción que ha tenido la agrupación en la isla, sin embargo, reconoce que se ha hecho un poco difícil lograr una mayor integración en actividades de tríos.  Tratando de explorar sobre la razón del por qué es un poco más difícil que una rondalla tenga más oportunidad de exponerse en actividades de música de tríos o boleros, le pregunté a Miguel si el tipo de repertorio pudiera ser un factor y me dijo que, “Me alegra mucho esa pregunta porque ahora mismo para esa actividad del concierto de tríos en Yabucoa, yo tengo un repertorio de 12 canciones que son todos boleros de compositores como Julito Rodríguez, Chago Alvarado.  Tengo las canciones hasta de los Ases porque yo pertenecía a tríos y sé cómo hacer los arreglos”, puntualizó.

RVA interpreta canciones en homenaje a todos los latinoamericanos cantando melodías de compositores de PR y otros países.  Como por ejemplo del cantautor mexicano Marco Antonio Solís del cual grabaron la canción “Así como te conocí” en su tercera producción discográfica.  “Hemos ido a festivales en Estados Unidos y, por ejemplo, cuando cantamos “Magia Blanca”, la gente pega a bailar y decir me llevaste al año 60 cuando estaba Charlie Vázquez, cuando estaba Julio Ángel y esa canción me hizo hasta llorar.  Tenemos el “Medly” de Chucho Avellanet y otro de Leo Dan y eso gusta en cantidad.  Eso es lo que yo quería, porque cuando hablan de rondalla la gente piensa que eso es paso doble, danza y más nada.  Yo tengo todo eso, pero quería hacer un repertorio de diferentes países porque le estoy hablando al mundo entero, representando en Puerto Rico”.

Es importante destacar que, en adición a sus presentaciones como parte de la RVA, Miguel ha estado colaborando con algunos tríos.  “Estuve 10 meses trabajando como segunda voz con el Trío Los Condes el Legado Inc., y también tuve participación un tiempo con Los Montemar”, abundó sobre el particular y finalmente expresó que, “Nosotros siempre que vamos a ensayar o hacer una presentación hacemos una oración empezando y terminando.  Esta rondalla es de Dios que me puso a mí como asistente.  Me siento realizado en cuestión de que siempre he estado en la música desde chamaquito y seguimos inventado cosas”.