“Soy alérgico a ese medicamento”

Por Jeannette Pérez Pierantoni, PharmD

Quizás hayas notado que la primera vez que visitas la oficina de un médico o farmacia, te hacen unas preguntas específicas. Esas preguntas se realizan con el propósito de crear un perfil general de ti como paciente. Una de las cosas más importantes que te van a preguntar es si eres alérgico a algún medicamento.

En mis años de experiencia he encontrado que cuando un paciente dice que es alérgico a un medicamento, regularmente es a la aspirina, ya que es la alergia reportada más comúnmente.

Sin embargo, en muchos casos, he visto que estos pacientes tienen recetas de aspirina y otros productos de la misma familia de medicamento en su record. En ese momento, comienzo a preguntarle al paciente qué es lo que le pasa cuando toma la aspirina y en la mayoría de los casos, la respuesta es que le causa malestar estomacal. Cabe señalar que esto no es una alergia real, es un afecto adverso característico de ese y otros medicamentos. En estos casos hay que tomar unas precauciones al momento de usar esos medicamentos para minimizar el efecto adverso, pero no significa que el medicamento no pueda ser utilizado.

En el caso de la aspirina, el problema podría resolverse utilizando una aspirina con capa entérica ya que evita que se disuelva en el estómago y por lo tanto no causa dolor. En otros casos, se recomienda tomar el medicamento luego de haber consumido alimentos ya que evita que el medicamento “caiga pesado” y cause problemas estomacales.

Ahora bien, ¿qué es una alergia a medicamentos? Es una reacción exagerada y/o inapropiada del sistema inmunológico a cierta sustancia o medicamento. Los síntomas pueden presentarse de forma leve a severa. Por ejemplo, puede que luego de tomar un medicamento, sientas un picor y sarpullido en la piel, pero puede ser que lo que experimentes sea inflamación de las vías respiratorias y dificultad para respirar.

Es importante establecer que una alergia se desarrolla luego de que has estado en contacto con una sustancia o medicamentos anteriormente. Por lo tanto, puede ser que tu médico te haya recetado un antibiótico para tratar una infección y lo usaste sin ningún problema. Así que, probablemente, la próxima vez que sufras el mismo tipo de infección, tu médico te hará una receta del mismo medicamento.

Sin embargo, cuando tuviste que usar el medicamento nuevamente, notaste la aparición de sarpullido y un picor en la garganta. En ese momento, debes llamar al médico e informarle los síntomas para que te dé instrucciones de lo que debes hacer. En el caso de reacciones severas, en las que sientas dificultad al respirar, es esencial que llegues a una sala de emergencia para que puedas ser estabilizado.

Ten en mente que luego de haber descubierto una alergia a medicamento, debes pedir que la incluyan en tu perfil médico tanto en la farmacia como en todas las oficinas médicas que visites. Si al momento de llevar una receta a la farmacia, no eres tú el que la va a estar llevando, anota detrás de la receta cualquier alergia que no hayas reportado anteriormente. Esto nos ayuda a evitar el despacho de medicamentos que puedan iniciar una reacción alérgica y, por lo tanto, causarte complicaciones de salud.

Recuerda que toda duda, sugerencia o tema que te interese que sea discutido, puedes escribir a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.