Suspenden al fiscal que había intervenido en caso de Ley 54

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

El fiscal Diego Velázquez Fas fue suspendido de esas funciones hasta tanto finalice un «proceso disciplinario administrativo» sobre sus determinaciones en el caso de Ley 54 denunciado por Lourdes del Carmen Cuevas Natal, quien fue asesinada días después por su compañero.

La secretaria de Justicia, Wanda Vázquez Garced, informó que tomó la determinación tras evaluar un informe sobre el proceder del fiscal Velázquez Fas durante la investigación del caso contra Javier José Acevedo Rodríguez, autor del crimen de Cuevas Natal.

El fiscal Velázquez Fas atendió el caso -reportado en Lajas- el miércoles 5 de junio, cuatro días antes de que el individuo asesinara a su compañera. 

“En virtud de la facultad que me confiere la Ley 205-2004, conocida como la Ley Orgánica del Departamento de Justicia, según enmendada, a los fines de planificar, dirigir y supervisar el funcionamiento de la Agencia, he determinado como medida cautelar suspenderlo de empleo y sueldo”, notificó Vázquez Garced en una carta que envió al Fiscal Auxiliar I, nombrado en diciembre de 2014.

Explicó que una vez concluya el proceso emitirá un informe sobre la investigación. «De haber incurrido en conducta antiética o negligente, el fiscal podría exponerse a un referido a la Oficina del Panel sobre el Fiscal Especial Independiente dentro del término que establece la ley”, advirtió la Secretaria de Justicia.

Señaló que Justicia es riguroso en la atención de los casos de violencia doméstica y que, los fiscales conocen los protocolos y órdenes administrativas aplicables al manejo de estos casos por lo que no tolerarán liberalidad en la atención de los mismos. 

Cuevas Natal tenía una Orden de Protección cuando fue asesinada a cuchilladas -el pasado sábado- en su residencia en Ponce. El compañero durante los pasados cinco años, autor del crimen, se atrincheró en la vivienda e intentó suicidarse.

Días antes, la mujer llamó a la Policía porque su compañero llegó a su centro de trabajo y amenazó con hacerse daño si ella no volvía con él. Un juez expidió la Orden de Protección. Mientras, Acevedo Rodríguez quedó libre.

La mujer era la propietaria de dos laboratorios clínicos. El agresor, un ingeniero de computadora y exmilitar, que el sábado fue llevado al hospital con heridas que se hizo en el cuello y las manos.  

«El individuo fue a los negocios de forma amenazante, de forma de chantaje, de tratar de causarse daño para salvar la relación… La dama lo ve que no está cuerdo, y se desprende de la Orden de Protección, que el individuo tiene intentos suicidas y la dama no se siente segura con esa persona y expiden la Orden de Protección», explicó el comandante José I. Rivera, de la Comandancia de Área de Ponce y quien acudió a la escena del crimen.