Tres ejemplos para decidir emprender

Maribel Belaval de Cestero

Muchas veces estamos en nuestra zona conocida, la cual no necesariamente sea una zona de comodidad, pues nos sentimos incómodos por el ocio, la falta de dinero y de hacer lo mismo cada día. De la casa al trabajo y del trabajo a la casa, como decía aquella canción de Lizzette Álvarez.

Una rutina que llegamos a abrazar por temor a explorar nuevas rutas o nuevas formas de hacer las cosas, inclusive a utilizar la tecnología. Deseo compartir tres historias de personas, como tu y como yo , que viven en Puerto Rico y que decidieron moverse a la acción y no quedarse de brazos cruzados o viendo televisión desde una mecedora. La edad no importó para emprender.

Uno de esos casos es la coach Maribel Belaval de Cestero, quien tiene 73 años y cofundadora y certificadora de futuros coaches en CEPA – Coaching en prevención adicciones, donde ofrece charlas reflexivas. “Certificarme como coach de Vida fue para mí encontrar el vehículo para unir un pasado de grandes enseñanzas, traerlo al presente en mis cursos, talleres y certificaciones y proyectarlo al futuro con una fundación educativa”, describió.

Explicó que siempre le apasionó el estudio de la conducta humana por lo que posee un sin número de experiencias instructivas, obtenidas  en certificaciones de desarrollo personal, aquí y fuera de Puerto Rico.  “Sigo siendo esa eterna estudiante y ávida lectora”, indicó.

Tiene el proyecto ‘Tertulias del Alma’ con el cual ofrece una serie de reflexiones de psico-espiritualidad en Casa de Oración Maranatha.

“Yo no me quito… y mientras Dios quiera estaré estudiando y escribiendo, dando lo mejor de mi”, dijo.

 

“El dinero no es obstáculo si deseas emprender”

Lizbeth Mulero

Lizbeth Mulero es otro de las mujeres que han decidido poner sus conocimientos y habilidades en función de los demás. Es propietaria de Outfit for Less, una tienda on-line en la que vende ropa de mujer a precios accesibles, mientras ella genera su ingreso.

“Me estoy preparado para dedicarme por completo a este concepto que me apasiona. Lo veo como un regalo para mis años venideros”, dijo Mulero, de 45 años y quien comenzó en el mundo de la moda hace 10 años a causa de una crisis financiera.

“Vendía zapatos en el baúl de mi carro cuando no existía el ‘boom’ de las redes sociales. Recuerdo que mi primer grupo en Facebook se llamaba ‘Zapatos y algo más’”, recordó. “He tenido muchas altas y bajas, pero estoy convencida de que esto es lo que me llena y me apasiona. Hoy dedico todo mi esfuerzo a Outfit for Less, un concepto que me llena de mucha alegría y estoy convencida de que llegará lejos”, auguró.

“Les puedo decir que el dinero no es obstáculo si deseas emprender. Hace falta pasión y seguridad de que puedes lograrlo. Los ‘no puedo’ no están en mi mente, aunque en ocasiones me da miedo, aun así continúo caminando”, dijo.

 

Buscaba mejorar la relación son su hija

Ivonne Quezada

La corredor de bienes raíces Ivonne Quezada quería mejorar la relación con su única hija, de 13 años, por lo que decidió buscar información. Con el conocimiento adquirido logró el cambió que anhelaba con su hija y determinó compartirlo con otros padres como ella, así surgió proyecto Disciplina Positiva Puerto Rico.

“Cuando comencé a ver resultados favorables, decidí que otros padres debían saber esto y que existirían relaciones saludables en las familias si recibían las herramientas que yo recibí”, señaló.

Disciplina Positiva es un proyecto que brinda a los participantes una nueva perspectiva de la crianza y educación hacia sus hijos. “A través de Disciplina Positiva conoces una filosofía que fomenta el desarrollo de las habilidades sociales del niño”, describió.

Quezada, de 47 años,  aconsejó a no devaluar las ideas. “No tenemos que tener ideas o sueños enormes, simplemente soñar y tener aspiraciones”, dijo.

El éxito se logra cuando hacemos realidad lo que nos apasiona. Es importante que cada cual pueda ver lo que es capaz de lograr e inspire a otros a otros a ser mejores cada día.