Tu farmacia la escoges tú

Cuando hablamos de servicios de salud, cada persona tiene el derecho y la libertad de escoger un lugar en donde se sienta confiado y cómodo. Si usted visita un médico que no le inspira confianza, de seguro buscará otro.

Las limitaciones llegan cuando su plan trabaja a través de médicos primarios porque sin importar que un especialista lo haya visto, tendrá que regresar a su médico primario para que contrafirme cualquier orden que le hayan hecho. Aun así, tiene la libertad de cambiar su médico primario si así lo desea.

Sin embargo, mi fin no es enfocarme en el proceso en el que tienen que entrar los pacientes de Mi Salud. Más bien, mi deseo es brindarles un poco de información general sobre los derechos que tienen TODOS los pacientes sin importar que tengan o no plan médico.

¿Qué pasa cuando hablamos sobre las órdenes o recetas que le dio su médico? ¿Cuáles son las limitaciones, si alguna? Veamos.

Tan reciente como el 29 de abril de este año, compartí la columna titulada “Tus derechos al visitar una farmacia”. Ante las constantes quejas de varios pacientes, siento la necesidad de tocar nuevamente este tema, pero enfocándome específicamente en el primer derecho mencionado.

Todo paciente tiene derecho “a seleccionar libremente a su farmacéutico como proveedor de servicios de salud, y por tanto a la farmacia de su preferencia”.

La Ley #194-2000, según enmendada, indica que el paciente tiene derecho a “seleccionar su médico primario, especialista, laboratorio, farmacia, rayos X y hospital/sala de emergencias de su preferencia de acuerdo a la lista de proveedores de salud de la aseguradora”.  Suena como algo sencillo. Quizás pienses que es algo lógico y que tienes tu farmacia de preferencia la cual siempre visitas. Así de simple debería ser.

Sin embargo, en la farmacia escucho casos de pacientes quejándose ante la negativa de su médico a enviar o darle la receta al paciente para que la lleve a donde desee que sea despachada.

Cuando un médico le va a hacer una receta electrónica, lo correcto es que le pregunte a qué farmacia desea que se la envíe. Si, por el contrario, no le pregunta y la envía a una farmacia que él escoja, le está violando su derecho de libre selección. Si usted le pide que le entregue la receta para llevarla a otra farmacia y le dice que le dará la de algunos medicamentos, pero los demás los enviara a otra farmacia, también le están violando su derecho de libre selección.

En algunos casos, hay médicos que tienen su práctica en un hospital o centro de servicios de salud en el que hay farmacias y le dicen directamente al paciente que no le van a dar la receta para que la lleve a otro lugar, que obligatoriamente tiene que recoger el medicamento en la farmacia de allí. Sepa que ningún médico puede hacer esto. Usted puede exigirle la receta y puede hacer una querella ante el Procurador de Paciente si el médico insiste en esta mala práctica.

Entiendo que muchas veces, el paciente no quiere entrar en dilemas y termina aceptando la situación, aun cuando esto represente que tiene que viajar a un lugar que no sea el más conveniente para él o que tenga que ir a más de una farmacia para obtener sus medicamentos y las repeticiones de los mismos. Sin embargo, debes saber que puedes reportar este problema ante la Oficina del Procurador del Paciente y puedes orientarte llamando al 1-800-981-0031.

Conoce tus derechos y de esta manera podrás hacerlos valer. Me puedes escribir a estureceta@gmail.com ¡Hasta la próxima!