Un muerto entre las cenizas de casa abandonada en el Tuque

Por Eduardo L. Questell Rodríguez

Fotos y vídeo: Tony Zayas

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – La casa no tenía servicio de agua ni luz cuando -la mañana del martes- cuando las llamas la redujeron a escombros devorándola en su totalidad. La estructura era utilizada como refugio por un alegado familiar de los dueños.

Era alrededor de las 5:30 de la mañana cuando comenzó el incendio, según informó el Cuerpo de Bomberos. Al extinguirlo dos horas más tarde, de entre los escombros se realizó el hallazgo del cuerpo calcinado de un hombre. Hasta el momento las autoridades no pueden afirmar la identidad del occiso, que fue encontrado en una parte de la vivienda que se identificó como el baño.

El siniestro, que consumió dos casas en su totalidad y una tercera de manera parcial, ocurrió en la calle Gregorio Sabater, de la comunidad Las Batatas, en el populoso sector El Tuque, del barrio Canas en Ponce.

Dos casas se consumieron en su totalidad y una tercera de manera parcial.

Un hombre llegó a la escena e informó a la Policía que uno de sus hermanos utilizaba esa casa de refugio. El cuerpo hallado en la escena quedó irreconocible a tal grado que no hubo manera de conseguir identificación, informó la Policía.

Al lugar también llegó una dama alegando que la residencia pertenecía a su familia y que su hijo, que no veía hace tres días, frecuentaba el lugar.

El teniente Edwin Sepúlveda, del Cuerpo de Bomberos, en Ponce, dijo que los restos fueron llevados a Ciencias Forenses para la correspondiente identificación. 

Los daños fueron estimados en $70,000. En la otra estructura que se consumió en su totalidad vivía un adulto mayor. Una estructura que se afectó parcialmente era la vivienda de un matrimonio.

Un auto también fue consumido por las llamas. Los marshalls del Negociado de Bomberos junto a la división de explosivos realizaban los peritajes correspondientes para determinar las posibles causas del incendio.

Unos 13 bomberos y tres supervisores trabajaron en apagar las llamas que amenazan con devorar otras estructuras por la proximidad que hay entre ellas. El Tuque es una comunidad en la que abundan las casas de madera y zinc de frágil construcción. 

 

 

Un total de 16 bomberos trabajaron en la escena.