Urge acabar con el uso de plástico no reciclable

Solo el 18.75 por ciento del plástico de un solo uso generado en Puerto Rico es reciclado. (Archivo)

Por CyberNews

 

La Comisión de Agricultura, Recursos Naturales y Asuntos Ambientales, presidida por el representante Joel Franqui Atiles, comenzó  el análisis del Proyecto de la Cámara 1951, que busca de prohibir el expendio y utilización de artículos de un solo uso en todo establecimiento comercial.

Según el representante, la vicepresidenta de asuntos gubernamentales de la compañía Conwaste, la agrónoma Maribelle Marrero Vázquez, favoreció la legislación, ya que la mayoría de estos envases no son reciclables lo que aumenta el problema de contaminación de los recursos naturales. Sostuvo, además, que en la actualidad a los sistemas de rellenos sanitarios llegan diariamente 1,100 toneladas de plásticos de diversos tipos ya que, a pesar de que por ley el 35 por ciento de los desperdicios deben ser reciclados, a la fecha tan solo se recicla un 18.75 por ciento por parte de los municipios.

La medida, de la autoría de Franqui Atiles junto al representante Néstor Alonso Vega, también establece un periodo de transición de 36 meses luego de la aprobación de la pieza legislativa.

Marrero Vázquez, igualmente, informó que en la Isla solo se recicla el plástico bajo la clasificación 1 y 2 que corresponde a las botellas de agua, refresco, leche y detergentes, lo que deja fuera todo los utensilios, platos y vasos que se utilizan para acarrear los alimentos. Asimismo, destacó que es vital la reducción en la generación de este tipo de desperdicios, “son artículos de un solo uso que pudiéramos vivir sin ellos, con limitadas excepciones”, añadió.

“Las prohibiciones, si llegan solas, la gente lo ve como algo malo, como una imposición. La gente tiene que comprar la idea, entenderla y cambiar su estilo de vida. Los niños, casi todos, entienden esto perfectamente, pero los que tenemos más edad se nos hace un poco más difícil entender por qué es mejor cargar con una botella de agua de varios usos a comprar una botella de un solo uso. Eso lo tenemos que explicar”, abundó en comunicación escrita Marrero Vázquez cuando enfatizó que para tener éxito en esta iniciativa es necesario que el Gobierno, los comercios, el público y los diferentes sectores se unan en el proceso educativo.

Por su parte, la licenciada Laura Díaz Solá, asesora legal del Departamento de Recursos Naturales y Ambientales (DRNA), sostuvo que “es urgente y necesario que Puerto Rico comience a sumarse a la corriente mundial de tratar de frenar la contaminación por plásticos”, al cual se han unido más de 60 países.

Según estudios, de continuar el actual patrón de consumo y producción plástico a nivel mundial se verá amenazada no solo la biodiversidad marina, la flora y la fauna, sino la seguridad alimentaria y la salud humana.

Mientras, el presidente de la Asociación de Restaurantes de Puerto Rico (ASORE), el licenciado José Salvatella, manifestó que su organización está en disposición de participar en la iniciativa, pero insistió en la necesidad de que el Comité Asesor de Reciclaje, que es parte de la “Ley para la Reducción y el Reciclaje de Desperdicios Sólidos en Puerto Rico”, participe en la implementación de la iniciativa para que todas las partes concernidas se envuelvan y la misma sea un éxito.

Al final de la vista el presidente de la Comisión acogió las recomendaciones de ASORE porque “entiendo que el tiempo que se está dando de transición de tres años es más que suficiente para que las empresas privadas se envuelvan en la campaña de educación. Lamentablemente, en Puerto Rico (existe) una ley que desde la década del 90 exige que se recicle el 35 por ciento, y se sigue enmendando para alargar el periodo de cumplimiento y ya vamos casi 30 años y solo hemos llegado al 18 por ciento; por eso nosotros estamos forzando el que no se genere desperdicios que no se puedan reciclar, porque no hacer nada no es opción”.