Vecinos desarrollan cooperativa comunitaria en Ponce


 

 

PONCE – En momentos de estrechez económica, donde la única salida para muchos comerciantes es cerrar sus negocios y buscar oportunidades fuera del país, crear una empresa comunitaria bajo el concepto cooperativo podría ser una opción.

Unir a 100 socios de una misma comunidad donde todos se apoyen y auspicien mutuamente es uno de los principales objetivos que busca Ramón Rodríguez Ramos al proponer la creación de Emp-Com. 100.

“Eso tiene muchos propósitos, el primer propósito es que los otros 99 socios tienen que patrocinar y tienen que promover tú negocio. Si hay un fotógrafo, ese es el fotógrafo que los otros 99 van a promover”, ejemplificó el médico de familia con práctica en esa zona.

Líderes deportivos, comunitarios y empresariales de Coto Laurel comenzaron a reunirse para dar inicio a esta propuesta  que, entre otras cosas, busca que, con el capital que aporte cada socio se pueda tener un negocio en común del que todos se beneficien. 

La idea es que todos los negocios y servicios que se ofrezcan en la comunidad, desde la farmacia y el garaje de gasolina hasta el de arreglar algún tipo de artefacto eléctrico u ofrecer servicios médicos o educativo, se unan y se auspicien unos a otros.

“Cien socios aportando $25 mensuales son $30,000 en un año… Es importante crear empresas comunes donde no sea el individuo el dueño, sino los 100 socios dueños de una de las empresas, puede ser un supermercado, puede ser una farmacia, puede ser una funeraria, un centro de actividades que se alquile y los socios puedan usar”, mencionó sobre los negocio que pudieran surgir.

 

Madre de futuras cooperativas

“La empresa se puede convertir en la madre de un sinnúmero de beneficios múltiples, de eso se trata. Va llegar el momento en que mucha gente va a tener un interés grande”, proyectó Rodríguez Ramos quien lleva desde muy joven involucrado en el movimiento cooperativo y –además- ha presidido varios grupos bajo este modelo.

Explicó que éste es el segundo propósito de la empresa, no solo fortalecer las empresas propias sino, a su vez, crear nuevos negocios bajo el concepto cooperativo que la misma comunidad apoye para su pronto desarrollo.

“Esa empresa, cuando comience a desarrollarse, puede a su vez, estimular, promover y hasta financiar otras cooperativas”, dijo. Señaló como ejemplo una cooperativa de limpieza en la que se busquen diez jóvenes a los que se le de financiamiento para los equipos y puedan comenzar a operar. “Pero la comunidad entera tiene que darle apoyo a esos muchachos para que desarrollen rápido”, insistió.

Entre otros ejemplos de cooperativas que pudieran surgir mencionó una agrícola y una de seguridad. En la primera se auspiciaría la compra de productos cosechados y manufacturados en la misma comunidad y en la segunda se promovería la contratación de ese equipo de seguridad que vigilaría toda actividad realizada en la zona.

 

Encaminada la empresa comunitaria

“Nos interesa que se involucre el de la panadería, el de la farmacia, el del garaje de gasolina, que haya fotógrafos, que haya electricistas, que haya plomeros, que haya de todo tipo, que haya profesores, directores de escuela, toda esa gente”,  indicó.

La primera regla de esta cooperativa será, describió, el que solo haya un socio por familia, lo que permitiría que sea una empresa comunitaria y no se limite a lo familiar.

La aportación de los socios la decidiría la Junta que deberán constituir.

“Para tú crear capital, pueden ser $10 mensuales, pueden ser $25, yo creo que de ahí para arriba es un poquito difícil para la gente que es más humilde”, señaló antes de destacar que uno de los objetivos de este organismo es la inclusión de toda la comunidad sin importar sus posibilidades económicas.

Aclaró que aunque es una empresa comunitaria bajo el concepto cooperativo no se regirá por la Ley de Cooperativas.

“Esto es una cooperativa de hecho, pero no legalmente. Nosotros creemos que la ley de cooperativas restringe demasiado y evita el verdadero crecimiento del movimiento cooperativo”, dijo Rodríguez Ramos.

Auguró que el establecimiento de Emp-Com. 100 será un proceso arduo porque requiere de educar a la comunidad sobre los beneficios de este modelo.

“Se trata de que cuando la gente vea el listado de los 100 socios que se presenten con su teléfono, etc, etc, la gente va a decir, esto es lo que hay que apoyar”, dijo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.