Vehículos abandonados: ¿Qué puedes hacer?

Enmohecidos, llenos de sabandijas, destartalados y sucios.  Así encontramos muchos vehículos en las calles de nuestras comunidades y dentro de cientos de estructuras abandonadas en Puerto Rico. 

Indistintamente del motivo por el cual hayan sido abandonados, estos vehículos representan un peligro a la salud y seguridad de la comunidad donde se encuentren por lo que toca a los dueños, vecinos y a las agencias concernidas hacer lo correcto para que estas chatarras o vehículos destartalados sean removidos.

Para propósitos del Artículo 10.19 de la Ley de Vehículos y Tránsito de Puerto Rico, Ley 22 del 7 de enero del 2000, se presume que: 

Un vehículo ha sido abandonado si se encuentra en una vía publica o cualquier área anexa (cercana), pública o privada, por más de 24 horas».

Eso implica que si un vehículo es abandonado frente a su casa o la casa del vecino, frente a la escuela de su hijo o frente a su trabajo y lleva allí mas de un día, usted puede hacer una querella con la Policía Estatal o Municipal. 

Si usted conoce al dueño o el vehículo conserva su tablilla, la Policía tiene la responsabilidad de requerirle personalmente al dueño donde usted le indique o en la última dirección que aparece del dueño en el Sistema D.A.V.I.D. del D.T.O.P. remover el vehículo en un plazo no mayor de 24 horas. 

Si luego de requerido, el dueño no remueve el vehículo y lo deja abandonado, el vehículo podrá ser removido por la Policía de Puerto Rico, la Policía Municipal o por el Cuerpo de Ordenamiento de Transito del Departamento de Transportación y Obras Públicas mediante el uso de grúas u otros aparatos mecánicos u otro medio adecuado. 

El vehículo debe ser transportado al lugar que el Municipio o la Policía de Puerto Rico tenga disponible para ubicarlo y permanecerá bajo su custodia hasta tanto el dueño, encargado o conductor certificado pase a buscarlo presentando una identificación adecuada y, siempre que pague $110.00 por el servicio de remolque, depósito y custodia.  Esto si lo reclama dentro de las primeras 48 horas.  Si excede esa cantidad de tiempo, por cada día posterior adicional se le cobraran $15.00 de recargo hasta un máximo de $400.00. 

El pago por remolque, depósito y custodia solo le es perdonado por 10 días en los casos en que el vehículo haya sido hurtado y abandonado luego de haber sido notificado fehacientemente su dueño. 

Tenga presente que, si usted es el dueño del vehículo abandonado y no lo recoge, después de 60 días la Policía Estatal o Municipal podrá venderlo en pública subasta para recuperar los gastos.  Si el vehículo, por su condición destartalada o de mal estado, no puede ser subastado podrán ser decomisados y la Policía dispondrá como más conveniente le surja. 

Para propósitos de la Ley, un vehículo destartalado o inservible es aquel que no tiene motor u otras partes esenciales para su auto impulsión y que haya sido abandonado. 

Entre las formas convenientes que tiene la Policía para disponer de un vehículo inservible están:

  • Identificar si tiene piezas que puedan reutilizarse en vehículos de motor de la Policía.
  • Declararlo chatarra en el D.T.O.P., entregar la tablilla.
  • Llevarlo a algún centro donde compren metales o chatarra para tratar de recuperar los gastos. 

Ahora, cuando se trate de un vehículo abandonado dentro del patio o la marquesina de una casa, usted debe acudir al Departamento de Salud, la Oficina de Sanidad Publica, y hacer una querella ambiental.

El Artículo IV, Sección 1, Sub inciso 3 del Reglamento General #7655 de Salud Ambiental establece que es responsabilidad del dueño o inquilino de una vivienda el conservar en estricta limpieza y buenas condiciones sanitarias la vivienda y sus alrededores manteniéndola libre de desperdicios que puedan servirle de guarida a roedores e insectos. 

En estos casos es el Departamento de Salud quien multa al dueño y le exige, a través de la figura de un Inspector, remover el vehículo destartalado del interior de la casa, edificio o estructura si dicho vehículo se ha convertido en la guarida de roedores e insectos. 

Ahora bien, si la propiedad está igualmente abandonada y no reside nadie, usted tiene la opción de acudir al Municipio o al Departamento de Salud y exigir que le declaren la propiedad estorbo público ya sea bajo la Ley 31 del 2012 según enmendada o bajo el Articulo IV, Sección 1, Sub Inciso 15 del Reglamento General #7655. 

Usted también tiene la opción de acudir al Tribunal de Primera Instancia a través de su abogado y, mediante un recurso de Interdicto o Injunction, solicitar al Tribunal una Orden ya sea al dueño o al Municipio para que se tome una acción especifica con respecto a la condición de salud o seguridad que afecta su calidad de vida.  En estos casos, si el dueño no es localizado o no toma acción, el Municipio por iniciativa propia bajo el Reglamento que tenga aprobado o por orden del Tribunal podrá declarar la propiedad estorbo público. Como consecuencia, el Municipio podrá multar, limpiar y luego cobrar todo al dueño. 

Si el dueño tampoco paga o no aparece dueño porque la propiedad sea de herederos, el Municipio tiene la potestad de expropiar usando las deudas del CRIM y las de mitigación o ejecutar la propiedad declarando la deuda de multas y mitigación hipoteca legal tacita vencida, liquida y exigible, entre otros poderes de adquisición vigentes. 

Si lo que usted desea es simplemente hallar al dueño de una propiedad abandonada, no trate de localizarlo tratando de obtener información en el DTOP de la tablilla del auto abandonado que tenga en el interior. 

Ningún agente del orden público ni empleado del DTOP está autorizado a ofrecerle a usted información confidencial que obra en el Sistema DAVID.  Mejor escríbale a su alcalde y notifíquele su interés en adquirir la vivienda abandonada según lo autoriza la Ley 31-2012 para que sea el Municipio quien investigue y le informe del proceso disponible para usted.

Como de costumbre, los invito a ser luz en la obscuridad.  Si a usted le ha resultado útil esta información, ¡comparta esta columna con sus amigos y en las redes!  Recuerden que para dudas, preguntas, colaboraciones o sugerencias para este u otros temas futuros, pueden continuar escribiéndome a criticaoculuspr@gmail.com.   Agradezco a José Carlos de San Juan por escribirme y sugerir esta columna para compartir luz con todos ustedes. ¡Hasta la próxima luz! ¡Sigan escribiendo!