Vértigo y pérdida de balance: condiciones subestimadas

Cuando se discute el tema sobre el vértigo y el desbalance, se relacionan con caídas, mareos, que en ocasiones personas que no estén familiarizadas con la condición pudieran tildar a la persona de un comportamiento errático. 

Esta confusión proviene del desconocimiento sobre esta enfermedad, en ocasiones las personas pueden tildar a una paciente que padezca la condición bajo el comportamiento de una persona ebria o que está bajo algún tipo de sustancia.  Provocando otras complicaciones sociales como lo son la baja autoestima, depresión, entre otras.

Sin embargo, estas suposiciones están bien lejos de la verdad.  De acuerdo con estadísticas del National Institute of Health, reflejan que las caídas relacionadas a desbalances causan la mitad de la muertes en personas mayores de 65 años.  Se estima que suceden unas 300,000 fracturas de cadera al año.

Mantener el balance es un proceso complejo dentro del cuerpo humano.  Se podría pensar que es algo relacionado con la condición física del ser, pero esta enfermedad está relacionada a la salud del sistema auditivo.  Para lograr el equilibrio se  requiere que el oído interno, la visión y el sistema somato sensorial reciban la información indicada.

Si estos tres sistemas no envían las señales correctas el sistema nervioso central no las recibe. Lo que provoca que el cerebro ejecuta movimientos incorrectos a través del sistema músculo esqueletal provocando el desbalance en nuestro centro de gravedad. 

El envejecimiento es un proceso natural que puede afectar cualquiera de estos sentidos, así como la habilidad del cerebro para interpretar señales y reaccionar a tiempo a los estímulos. Muchas veces las personas que sufren caídas admiten que pudieron ver el obstáculo al cual se iban a enfrentar pero no pudieron reaccionar a tiempo (ej.  Una escalera o acera).

¿Cuáles son los indicadores de riesgo de caídas? Usted está en riesgo de sufrir una caída cuando presenta:

a. Dificultad para mantenerse de pie.

b. Dificultad para caminar.

c. Pérdida de balance.

d. Falta de acondicionamiento físico.

e. Toma cuatro o más medicamentos.

f. Le baja la presión súbitamente.

g. Tiene mareos o vértigo.

h. Dificultades visuales o auditivos, adormecimiento de los pies con dolor.           

Existen alternativas para tratar este tipo de condición, entre las que se encuentran los ejercicios terapéuticos o re entrenamiento de balance.

Recomendamos se realice estas preguntas para determinar si está teniendo un problema de desbalance

1. ¿Siente mareos al levantarse o acostarse, o al subir y bajar escaleras, ha sufrido caídas por desbalance o padece de vértigos y problemas de audición?

2. ¿Siente que le pitan los oídos o siente que oye pero no entiende lo que dicen:

3. ¿Tiene que poner el volumen del televisor muy alto?

4. ¿Tiene usted más de 60 años o padece de presión alta, colesterol alto, problemas de tiroide y diabetes?

Sí contestó afirmativo alguna de estas preguntas pudiera estar enfrentando un problema de desbalance.

El autor del artículo es el Lcdo. Eugenio Gómez, M.S., audiólogo y director clínico de Precision Hearing & Balance Center, 787-493-0010.