Vital el manejo de los medicamentos durante una emergencia

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La expiración de los medicamentos, así como el manejo de las medicinas que requieren estar en nevera y la posibilidad de sustituirlas por otras que no requieran refrigeración, son preocupaciones normales de cara a la temporada de huracanes. La posibilidad de quedarse sin el servicio de energía por un tiempo prolongado se debe tener en consideración.

Carla Marrero-Vázquez, doctora en Farmacia de Medicare y Mucho Más (MMM), explicó que los medicamentos que típicamente son de nevera son las insulinas, ciertos antibióticos líquidos y pro-bióticos, supositorios para fiebre, náuseas y vómitos, y algunos medicamentos especializados.

“Es importante seguir las indicaciones del manufacturero en cuanto al almacenaje de los medicamentos ya que si no se almacenan correctamente pueden perder efectividad y seguridad. Hay medicamentos que son sensibles a cambios en temperatura y una vez expuestos al sol o mucho calor ya no se pueden utilizar. Sin embargo, ciertos productos refrigerados tienen un rango de tiempo en el que se pueden utilizar a temperatura ambiente luego de haberlos tenido en nevera. Eso va a depender del producto y su sensibilidad”, indicó en un comunicado de prensa.

Ante la pregunta de si un paciente puede pedirle a su médico que le recete medicamentos que no sean de nevera, explicó que esto pudiera ser una opción en ciertos casos, como ocurre con algunos antibióticos líquidos que pueden tener su formulación en cápsula o tableta.

“Si el paciente tiene dificultad al tragar puede requerir supositorios o una formulación líquida como vía de administración del medicamento. Por otro lado, en el caso de los antibióticos líquidos, antes de buscar una alternativa que no requiera refrigeración, el médico evalúa varios factores como la edad del paciente, si puede o no tragar, el tipo de infección que se está tratando y la severidad de la condición, entre otros. En ese sentido, hablar con el médico y farmacéutico sobre las opciones viables será clave”, destacó.

Asimismo, recalcó que el manejo de la insulina varía. “Hay varios tipos de insulina y cada una tiene su fecha de expiración y duración fuera de nevera. Mientras el vial de insulina esté cerrado dentro de la nevera va a durar hasta la fecha que diga el empaque. Sin embargo, cada insulina tiene un tiempo de duración específico  fuera de nevera una vez se haya comenzado a utilizar… Si va a almacenar la insulina -o cualquier producto que requiera refrigeración- en una nevera con hielo, es importante que el producto no esté en contacto directo con el hielo. Para ello, vienen unos empaques especiales o incluso puede utilizar una bolsa pequeña con sellador”, aconsejó.

 

Alerta a la fecha de expiración

Otra gran interrogante ante una emergencia en donde no hay acceso a farmacias, es la fecha de expiración de las medicinas.

Según la farmacéutica, “no hay tiempo promedio de caducidad porque cada medicamento tiene su fecha de expiración, la cual es determinada por el manufacturero de acuerdo a cada producto.  Por eso es importante conservar la fecha de expiración que viene impresa en los medicamentos”.

Si un medicamento está expirado, ¿pierde efectividad? “Un producto expirado pierde su efectividad, y además puede ser peligroso para la persona que lo consume. Por eso como parte de la preparación para la temporada de huracanes, toda persona debe verificar tanto si cuenta con la cantidad suficiente de medicamentos de uso diario, así como la fecha de expiración de todos los medicamentos incluyendo los que se compran sin receta médica y aquellos que estén expirados, debe descartarlos y reemplazarlos.

A pesar de que destacó que es vital tener suplido de medicamentos suficiente para cubrir los días de emergencia, por un período de al menos dos semanas, también hizo énfasis en no acumular medicamentos. “Los medicamentos no pueden consumirse luego de su fecha de expiración. Es necesario además tomar en cuenta dónde y cómo se guardan ya que si se exponen a humedad, calor o agua pueden perder efectividad y seguridad a pesar de que aún su fecha no esté vencida”.