¿Y si el medicamento para la influenza escasea?

 

No sé si han notado que en las últimas semanas hay una gran cantidad de personas enfermas con una de tres cosas. Tienen la monga, algún virus estomacal o influenza.

Eso es lo que veo predominando según atiendo pacientes para consultas o para despacho de recetas. Por lo general, la monga y el virus estomacal se puede atender con productos sin receta, siempre y cuando los síntomas no sean demasiado severos y la persona enferma no presente complicaciones y/o tenga un sistema inmunológico comprometido.

Ahora bien, cuando el problema es un caso de influenza, ya es necesario atender al paciente con medicamento recetado. Aunque hoy no pretendo hablar nuevamente sobre la condición de influenza sino sobre su tratamiento, quisiera repetir los síntomas para que los tengas en mente y puedas identificar si tú o algún familiar puede estar contagiado.

Entre los síntomas que se pueden presentar se encuentran la fiebre, escalofríos, tos, dolor de garganta, dolores musculares y de cabeza, congestión nasal, cansancio y los niños también pueden tener vómitos y diarreas. El tratamiento por predilección para tratar a pacientes con influenza es el Tamiflu® u oseltamivir.

No obstante, ante la gran cantidad de casos, puede hacerse difícil conseguir el medicamento en las farmacias. Justamente en estos días tuvimos problemas para conseguir el medicamento en solución para los pacientes pediátricos.

Sin embargo, se puede hacer la preparación pediátrica a partir de las cápsulas del medicamento. Hoy comenzamos a recibir recetas en la cual los médicos indicaban que se podía despachar la solución o preparación que se hace en la farmacia. Esto indica que ya ellos están al tanto de la dificultad que están teniendo los pacientes para conseguir el medicamento pediátrico en las farmacias.

¿Cuál es el problema que estamos teniendo? Que las personas no están confiando en que la preparación de oseltamivir sea confiable por lo que prefieren irse sin el medicamento para su niño. Entiendo que tienen la libertad de ir a buscar otra farmacia que pueda tener el medicamento disponible, pero si no lo consiguen, no deben dejar al niño sin tratamiento.

Hay un procedimiento que se utiliza en casos de emergencia y que indica cómo preparar el oseltamivir líquido tomando en cuenta la edad y peso del paciente. El producto final es seguro y su dosis es la indicada para tratar adecuadamente al paciente.

Un dato importante es que antes de llevar la receta a la farmacia, tengan a mano el peso del niño por si hay que preparar el medicamento. Recuerda, si no consigues el medicamento líquido para tu niño en las farmacias a las que vas y te ofrecen prepararlo, acéptalo.

Si prefieres hablar con tu médico o farmacéutico primero, puedes hacerlo para que estés más tranquilo y obtengas respuesta a tus preguntas. Cualquier duda que tengas, escríbeme a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.