Abuelos se ejercitan buscando pokémones

¿Les extraña? Que en el siglo 21 una noventañera esquíe sobre el agua, una centenaria vuele sobre su pueblo en un uniplano, o un joven de setenta y pico esté buscando Picachús por San Juan. Pues ya esto no es de extrañarse. Porque para la diversión y mejorar la salud, no hay límites de edad.

Según muchos han aceptado la tecnología para leer, acercarse a sus seres queridos por Skype, Facebook o WhatsApp, aprender sobre computadoras, o a usar teléfonos inteligentes y tabletas, la “fiebre de Pokémon” tiene a muchos sobre los 65 años, activados con el uso de la tecnología celular, ¡y que para bien sea!

Existen hogares de envejecientes en Estados Unidos y el mundo, donde grupos de adultos mayores, ya están saliendo a jugar el famoso juego Pokémon Go, para ejercitarse y divertirse con sus amigos, en parques y centros comerciales.

Una de las formas de mantenerse felices y saludables es mediante la actividad física y la socialización, salir del sillón para irse a caminar al parque, aunque sea 20 minutos al día, o simplemente divertirse con sus pares, es parte de las recomendaciones para ayudar a mantener una salud física y mental óptima. Si el salir a encontrar a Pikachú nos une a la familia o amigos y nos devuelve los deseos de sonreír, ¡pues a jugar se ha dicho!

Aunque para algunos la fiebre del Pokémon Go se ha convertido en algo sin sentido, con el uso sabio, moderado y tomando las debidas precauciones de seguridad, puede tener beneficios increíbles en la salud de nuestra población mayor, tanto en el aspecto físico como mental. Este tipo de juegos al aire libre, les permite tener mejor: estimulación sensorial; coordinación visual y motora; socialización; agilidad mental y activación de endorfinas y serotoninas, que permiten tener esa inigualable sensación de alegría y deseos de vivir.

Nuestros mayores tienen permiso para fantasear, jugar y divertirse, lo importante es que al hacerlo, tomen las medidas de seguridad adecuadas buscando sus Pokémones. MMM le recomienda:

  • Jugar en lugares seguros, evitando así adentrarse en terrenos desconocidos, áreas solitarias, o en las que no hay presencia policíaca ni cámaras de seguridad.
  • Ir acompañado en grupos, aprovechar para compartir con familiares, nietos y amigos.
  • Salir en horarios adecuados donde no se conviertan en presa de quienes no tengan buenas intenciones. Muy temprano en la mañana y tarde en la noche es más probable que esté muy oscuro, por lo que puede ser más peligroso.
  • Avisarle a los parientes cercanos dónde estarás. Es bueno que sepan en qué área estarás buscando pokémones.
  • Pendiente a tu camino. Es muy importante que no te distraigas demasiado y te mantengas alerta de por dónde caminas. Puedes toparte con áreas rocosas, cuerpos de agua, riscos, tramos en los que tengas que cruzar una calle, subir o bajar o escalones. Evita caídas.
  • Si estarás expuesto al aire libre, recuerda dos aspectos importantes: repelente de mosquitos y bloqueador solar. Usa además ropa cubierta para protegerte.
  • Si tienes que guiar para llegar hasta el destino donde se encuentran los pokémones, ¡suelta el celular mientras conduces! Opta por conseguir un acompañante que conduzca, para que desde el lado del pasajero puedas ir ubicando la ruta correcta.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.