AgroConversemos de los niños en el verano

El Programa de Juventud y Clubes 4-H responde a las necesidades de la gente joven entre las edades de 5 a 19 años. Combina los esfuerzos técnicos-educativos del personal docente del Servicio de Extensión Agrícola con la ayuda de voluntarios.

El Programa 4-H busca que los niños desarrollen destrezas y actitudes positivas.

La misión del Programa 4-H va dirigida a que los jóvenes entre esas edades adquieran conocimientos y desarrollen destrezas y actitudes positivas que les permitan convertirse en ciudadanos útiles a la sociedad. Esto es posible con la participación de los padres de los socios 4-H, líderes voluntarios en las comunidades y con el auspicio y patrocinio de la empresa privada.

Durante los días 5, 12 y 19 de julio de 2017 el Servicio de Extensión Agrícola de Salinas llevó a cabo su 1er Encuentro Educativo en 4-H, en donde participaron 20 niños entre las edades de 5 a 12 años de edad.  El mismo se hizo como un plan piloto buscando alternativas para el mes de julio en dónde los jóvenes están en sus casas ya que los campamentos de verano son llevados a cabo en junio.  Tanto el personal docente, no docente y los voluntarios cooperaron para que fuera todo un éxito.

A los jóvenes se le educó sobre huertos caseros, cómo desarrollar un semillero y seguridad alimentaria entre otros temas agrícolas. (Foto: Suministrada)

A los jóvenes se le educó sobre huertos caseros, cómo desarrollar un semillero, seguridad alimentaria, lavado correcto de las manos, cómo hacer bolsas recusables con ropa escolar usada, cómo hacer pinchos de frutas saludables, elaboración de jabones, fresas con yogurt y guineo, cómo preparar una lonchera saludable, reciclaje, reúso, huerto en autoriego, qué hacer y cómo protegerse del fuego, actividad física con zumba y “kids boxing”, gracias a la colaboración de las profesoras Rosa Burgos Alvarado, Rosa Torres, así como Damaris Morales Morales, Maricelli Albertorio y Elma Antonetty.

También agradecemos a Martex Farm por la donación de los guineos para las meriendas saludables de los niños. Ya comenzamos desarrollando otros temas de interés para esta población que durante el mes de julio están en sus casas buscando en qué emplear el tiempo; y que mejor que opción que aprender a comer saludable y conocer la procedencia de los productos que consumen a diario.  Ellos evaluaron el encuentro como uno “muy bueno” entre las alternativas: muy bueno; bueno; regular y pobre. Si desea comunicarse conmigo me puede escribir a jose.zayas5@upr.edu

Grupo de niños que participó del campamento. (Foto suministrada)