Alcaldes federados complacidos con acuerdos entre Gobierno y JSF

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El presidente de la Federación del Alcaldes, Carlos Molina, y el alcalde de Bayamón, Ramón Luis Rivera, expresaron su satisfacción con los entendidos alcanzados por el gobernador Ricardo Rosselló Nevares en el proceso de diálogo con la Junta de Supervisión Fiscal (JSF), aseguró el secretario de Asuntos Públicos y Política Pública, Ramón Rosario Cortés.

“El logro, según explicado por el propio Gobernador, ayuda grandemente a los municipios que se encuentran en una situación difícil a nivel fiscal agravada por el paso de los huracanes del año pasado. Asegurar el fondo de $78 millones aprobado es vital para nuestros municipios y el nuevo fondo de $50 millones anuales logrado por el gobernador será de gran ayuda para los trabajos de recuperación”, expresó Molina, quien preside la Federación de Alcaldes, entidad que agrupa a los ejecutivos municipales del Partido Nuevo Progresista (PNP).

Por su parte, el alcalde de Bayamón afirmó que “Puerto Rico no podía depender de un pleito judicial para definir su futuro”.

“El Gobernador hizo lo correcto al buscar consensos y defender a los más vulnerables. El acuerdo alcanzado no solo garantiza fondos adicionales para los municipios, sino que asegura la inversión de cientos de millones de dólares en desarrollo económico. El directorio del PNP aprobó el pasado sábado una resolución apoyando este proceso de diálogo y hoy tenemos los resultados esperados”, agregó el primer ejecutivo municipal de Bayamón.

Luego de las conversaciones entre Rosselló Nevares y los miembros de la Junta de Supervisión Fiscal se aseguran los fondos para el Bono de Navidad de los empleados del sector público y privado.

Además, la Junta de Supervisión Fiscal desistió de su propuesta de reducir a la mitad de los días de vacaciones y enfermedad en el sector privado.

De igual forma, se destina un fondo de $345 millones para proyectos de desarrollo económico como la digitalización del Gobierno, la reforma del proceso de compras gubernamentales, mecanismos para facilitar el hacer negocios en Puerto Rico y los fondos necesarios para establecer la Oficina de Reconstrucción y la Autoridad para las Alianzas Público-Privadas.
Además, se crea un fondo de becas de $25 millones anuales para la Universidad de Puerto Rico y la posibilidad de otros $40 millones para la Universidad.