Cae el invicto de Félix Verdejo

 

Muchas eran las interrogantes de cara a la pelea en el Madison Square Garden del boricua Félix “Diamante” Verdejo. Aunque mantenía su invicto, Félix confrontaba problemas de lesiones fuera del cuadrilátero, incluyendo una caída en motora y una en la bañera que lo mantuvo fuera de acción.

En su última pelea, en el coliseo Roberto Clemente, Verdejo lució fuera de forma e hizo apenas lo necesario para vencer en una apretada y controversial decisión sobre Oliver Flores. Los abucheos fueron la orden de la noche en el Clemente y la carrera del “Diamante” estaba en caída libre.

 

Antonio Lozada Jr: el Verdugo de Verdejo

Félix llevaba un año y un mes de inactividad y la compañía Top Rank comenzaba a perder la paciencia. Las expectativas con este peleador eran altas, desde sus primeras peleas se hablaba de que sería un campeón mundial. Sin embargo, la historia es diferente.

Verdejo se presentó al Teatro del Madison Square Garden para enfrentar al espigado mexicano Antonio Lozada Jr. Aún con la prolongada inactividad, Verdejo era el favorito para ganar el combate. Antes de la pelea, Lozada contaba con marca de 39-2 con 33 KO. Es un peleador de 5’10”, lo que lo hace incómodo para sus rivales. Sin embargo, Lozada realizaba todas sus peleas en México, lo que creaba duda de su calidad.

 

Verdejo luce bien en los primeros asaltos

La diferencia en estatura era evidente. Lozada lucía muy espigado y representaba un reto para el ataque de Verdejo. Sin embargo, el “Diamante” actuaba rápido y explosivo al comenzar la pelea. Recorría el cuadrilátero y lanzaba combinaciones efectivas que sorprendían al mexicano. La diferencia en velocidad favorecía al boricua y parecía que sería la clave para que Verdejo se llevara la victoria. A pesar del ataque del boricua, Lozada continuaba con mucha confianza, mantenía la presión y parecía que no sentía su pegada.

 

4to round: el comienzo del fin

Verdejo pareció haber hecho lo suficiente para ganar los primeros tres asaltos de la pelea. Sin embargo, el cuarto asalto fue muy cerrado y Verdejo comenzaba a respirar por la boca. Por el contrario, su contrincante se veía fresco y ganaba confianza al ver el estado del boricua. En el quinto asalto, Verdejo recibe una derecha al mentón que pareció lastimarlo, pero el boricua continuaba sin caer a la lona.

Del sexto round en adelante se notaba que Verdejo estaba en problemas. Se había quedado sin piernas y ya no se movía como en los primeros asaltos. Abandonó las combinaciones y solo lanzaba golpes esporádicos. El volumen de golpes bajó considerablemente y el mexicano continuó su ataque desenfrenado.

 

Más fuerte el mexicano

Félix Verdejo logró conectar algunos golpes de poder, pero el mexicano parecía no sentirlos. Lozada Jr. continuó su presión y la tendencia del boricua de no lanzar combinaciones le costó. No encontró la manera de detener al mexicano y su condición física no le permitía implementar un Plan B.

En el décimo round, Lozada conectó una fuerte zurda al mentón de Verdejo que lo sacudió y puso en malas condiciones. Verdejo se quedó sin piernas y solamente huye de su rival. El doctor del combate decidió parar la pelea al ver que el boricua no respondía y seguía recibiendo castigo.

Es cierto que al finalizar la pelea el boricua estaba al frente en las tarjetas. Sin embargo, esto es contando hasta el noveno round. El décimo round terminaría 10-8 o 10-7 y con esta puntuación Lozada ganaría por decisión.

Por lo que comentar que fue una mala decisión del doctor, no me parece acertada. Verdejo volvió a lucir mal y su condición física no es la mejor.

Se veía muy fuerte, pero se queda sin aire y su explosividad merma muy temprano en las peleas. Verdejo debe evaluar si su esquina lo está entrenando de la manera correcta y también debe medir si su compromiso por el boxeo es real. Lo que parecía ser un campeón mundial seguro, se ha convertido en la más grande interrogante del boxeo.

¿Será Verdejo un talento perdido o tendrá oportunidad de retomar su camino y convertirse en campeón mundial?