Cambios en centros comerciales: el caso de Plaza Las Américas

 

Hace unos días estuve en Plaza Las Américas. Como muchos de ustedes saben, enseño mercadeo en la UPRP y no pude evitar hacer mi análisis de lo que observé. Primero permítanme presentarle unos datos generales de este centro commercial.

Plaza Las Américas abrió sus puertas en septiembre de 1968 y desde entonces ha tenido tres expansiones. Con su lema el “centro de todo” y con el logo de las tres carabelas de Cristóbal Colón, es el principal centro comercial de Puerto Rico y el más grande del Caribe, con aproximadamente 300 establecimientos:   40 establecimientos de comida rápida, 12 restaurantes, 13 salas de cine y salón de juegos de video para niños. Su localización tan accesible fue uno de los criterios más importantes que se tomaron en cuenta para utilizar su estacionamiento para celebrar aquella eucaristía inolvidable con el papa San Juan Pablo II en el año 1984.

Recuerdo que uno de sus principales inquilinos lo eran los hermanos González con sus tiendas González Padín, Home Store, Velasco y Accents. Me encantaba la tienda ESPRIT y las promociones controversiales en el local de Benneton.  Otras tiendas que fueron parte de la mezcla de inquilinos (tenant mix ), fueron Joyerías Gordons y Zales,  Florsheim Shoes, La Esquina Famosa, Bakers, Clubman, Marianne, Singer Sewing Center, Lerner Shops, Thom McCann, La Favorita y Woolworth Company, entre otras.

En mi visita a este centro de compras me quedé muy sorprendida por que pude identificar una gran cantidad de locales vacíos. Algunos de los locales que han cerrado últimamente se encuentran ahora en The Mall of San Juan.  Me atrevo a decir que estos locales tenían en común que eran tiendas de productos tangibles como ropa y joyería y no de lugares de comida. Además, los precios de los productos que vendían estos establecimientos eran altos.

Otro dato que deseo resaltar de mi visita es que en gran parte de las tiendas tenían ofertas especiales. Las tres tiendas por departamentos reconocidas de Plaza tenían muchas ofertas. Era evidente el flujo de clientes en establecimientos que se caracterizan por sus precios bajos. Hay pasillos que ya no cuentan con bancos o asientos como antes… ¡Muy necesarios para descansar!

Me ha sorprendido la noticia publicada por los medios de comunicación que Marshalls abrirá sus puertas en Plaza en el mes de octubre. Mi sorpresa obedece a que Marshalls se caracteriza porque vende marcas reconocidas a precios bajos y Plaza cuenta con tres tiendas por departamentos que ofrecen marcas similares y han confrontado problemas económicos.

Me pregunto: ¿cómo los gerenciales y empleados de estas tiendas tomaron la noticia de que tendrán que enfrentar esta tremenda competencia?

En este país hay muchos “marshalleros” desde 1994, año en que la tienda se estableció en la Isla. Considero que la gerencia de Plaza busca potenciar más el centro comercial, que sin dudas se enfrenta a una situación muy difícil.

Si el país atraviesa una crisis económica sin precedentes y el mercado de consumidores cuenta con menos poder adquisitivo para comprar y gastar, el centro comercial tiene que ajustar su oferta a la realidad que vivimos.  No nos extrañe que la mezcla de inquilinos siga cambiando…

Los invito a que me escriban a empresasymercados@gmail.com