Con o sin ayuda federal Irma representa pérdidas económicas

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

El saldo económico del paso del huracán Irma al norte de Puerto Rico no deja de ser una pérdida para el País aun cuando el gobierno federal declare zona de desastre algunos municipios y asigne un dinero que hace una semana no se anticipaba.

Los economistas José Alameda y Argeo Quiñones coincidieron -por separado- en que cualquier asignación de fondos federales va dirigida a reemplazar daños y no se trata de nuevos proyectos para desarrollo sino de reparar daños.

El economista Quiñones auguró que, aun cuando muchos de los empleados públicos estuvieron sin trabajar casi una semana, en pocos días le impondrán la reducción de jornada laboral con el efecto devastador que eso representará en la economía del País.

Quiñones recordó que tras el paso del huracán George, el 21 de septiembre de 1998, la asignación en fondos federales alcanzó los $ 1,215 millones y ese dinero provocó un repunte en la economía que apenas duró.

“Como quiera que lo veas, no es positivo”, dijo Alameda a preguntas sobre el saldo económico que tendrá el paso cercano del huracán Irma y la asignación de fondos federales. “Por más que se inyecte la economía con fondos (federales) es para cubrir el costo de la pérdida”, insistió.

“El edificio no se ha caído”, indicó Alameda en referencia a que se trata de un daño que se repone.  Explicó que los fondos federales que pudieran asignar “no es un beneficio, es parte del costo” de reponer lo dañado por el fenómeno atmosférico. “Es para reponer la pérdida no es para añadir a lo que había”, insistió.

 

“Cientos de millones”

El gobernador Ricardo Rosselló Nevares rechazó ayer ofrecer una cifra sobre los daños provocados por este fenómeno atmosférico, aunque el viernes indicó que esa cifra pudiera alcanzar “cientos de millones”.

“No sería adecuado tirar los números que se tienen de manera preliminar”, dijo ayer en conferencia de prensa.

El presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, firmó ayer –domingo- una declaración de desastre mayor que solo aplica a las islas de Vieques y Culebra. La cantidad de dinero que eso representa no se informó.

El Gobernador espera que en los próximos días los municipios de Loíza, Canóvanas, Fajardo, Adjuntas y Orocovis sean declarados en desastre, lo que implica asignaciones de fondos federales y recursos para subsanar daños.

Explicó que será FEMA quien trabaje los daños a infraestructura, pero no serán ellos los encargados de canalizar las ayudas para las carreteras que sufrieron daños. Esos daños serán reportados a la Administración federal de Carreteras (FHWA por sus siglas en inglés). “Hay una vía para conseguir los fondos para arreglar esas carreteras”, dijo el Mandatario.

Reiteró que “lo que era la parte preventiva, recoger escombros y vegetación, eso es 100% reembolsable por el gobierno federal”. Para dicha ayuda cualifican, según indicó, “todos los municipios”, la mayoría de los cuales atraviesan una seria crisis fiscal. Tampoco se ofreció el monto que pudieran estar reclamando.

 

Daños pudieran rondar los $200 millones

El economista Alameda explicó que el paso de Irma generó pérdidas en días de trabajo, infraestructura, agricultura, un montó que aproximó a los $200 millones. “No creo que sea mucho más que eso”, dijo.

Mientras, Quiñones, quien insistió en que los efectos -vientos y lluvias- de Irma sobre Puerto Rico fueron similares a una tormenta y no de un huracán, señaló que la administración de Trump tendrá su prioridad en lo ocurrido en estados como Texas y Florida, donde hubo pérdidas significativas tras ser impactados directamente por huracanes.

“Los eventos atmosféricos representan más gastos para el Gobierno, esto en el momento de más austeridad para Puerto Rico”, expresó Quiñones antes de señalar que “es una irracionabilidad pensar que el crecimiento económico dependa de desastre”.

 

Gobernador Ricardo Rosselló Nevares visitó el domingo el municipio de Loíza. (Foto suministrada)