Contratarán cárceles en Estados Unidos para enviar reos

Foto archivo

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El Departamento de Corrección y Rehabilitación (DCR) planifica trasladar a entre 1,000 y 1,200 confinados a cárceles en los Estados Unidos y de esa forma reducir costos, anunció el secretario de la Agencia, Erik Y Rolón Suárez.

El costo de un confinado en el actual sistema, según explicó, fluctúa entre $99 a $200 al día, dependiendo de la institución. En los Estados Unidos, esa cifra disminuye a entre $60 y $70 diarios, según indicó. El DCR tiene unos 9,600 confinados y entre 3,500 y 3,800 oficiales de custodia.

Los traslados serían un “movimiento voluntario de confinados adultos y varones”. El mecanismo de traslado que ofrece el programa, señaló, contempla primordialmente a los confinados en la etapa final de su sentencia y excluye a confinadas y jóvenes-adultos bajo custodia del DCR.

Secretario del DCR, Erik Y. Rolón Suárez

La convocatoria para que las instituciones americanas presenten propuestas comenzó este lunes por lo que se desconoce las cárceles a las que finalmente serían enviados los confinados locales. No se informó el gasto en los traslados de sobre un millar de confinados.

Adicional a los traslados, la medida propone la consolidación y el cierre de varias instituciones correccionales, informó Rolón Suárez, quien aseguró que no habrá despido de empleados, pero reducirán el pago de horas extras. Informó que anualmente pagan entre $24 a $30 millones en horas extras.

“No conlleva reducción de empleos, debido a que los oficiales de las instituciones que se consoliden, se integrarán a los recursos de otras instituciones a fin de reducir el tiempo extra de trabajo y mejorar la experiencia laboral, lo cual resulta diferente a otras veces en las que se han enviado confinados ‘Out Of State'”, informó.

Rolón Suárez indicó que los reos que se acojan a este programa ingresarán a Instituciones contratadas en los Estados Unidos que ofrecen al confinado, adiestramientos vocacionales en oficios como plomería, carpintería, electricidad, y manejo de vehículos pesados.

“Esta iniciativa en nada trastoca nuestra política pública de fortalecer la integración familiar porque es una herramienta de rehabilitación adicional que sólo el miembro de la población correccional decide si la utiliza”, señaló.