Controversia por las vacunas para el regreso a clases

Por Angelique Fragoso Quiñones

angelique.fragoso@esnoticiapr.com

 

Una de las mayores preocupaciones de los padres cuando se acerca el regreso a clases es que su niño tenga al día las vacunas y son muchos los que se reúsan a suministrarle las mismas por considerarlas poco seguras o innecesarias.

La situación se complica cuando los padres han rehusado mantener al día las vacunas y, llegado el momento de matricular a su hijo en la escuela, se topa con que son muchas las dosis que debe ponerle al menor.

“Lo que está tendiendo a ocurrir es que los papás no los vacunan durante los primeros años de vida; y una vez cumplen cuatro años, cuando van a entrar a la escuela, se las exigen y los papás quieren ponérselas todas a la misma vez. Es imposible ponérselas todas el mismo día. Hay que esperar varios meses para estar al día”, explicó Pablo Batista Hernández, copropietario de Vacunas Express, en Ponce.

Algunos padres cuestionan la efectividad y seguridad de las vacunas porque en ocasiones sus hijos presentan reacciones alérgicas, sin embargo, el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) asegura que esto es un riesgo leve comparado con las complicaciones serias que puede causar una enfermedad.

“Enfermedades que estaban casi erradicadas, han vuelto a aparecer como el sarampión, como la varicela, ahora estamos viendo un aumento otra vez en los brotes porque hay muchos papás que no quieren vacunar a sus hijos”, atestiguó Batista Hernández.

Sin embargo, Joyce Dávila, directora de la Alianza de Autismo, entiende que la vacunación debe ser una decisión que tomen los padres luego de evaluar los riesgos que pueden acarrear en sus hijos. “Son demasiados niños con autismo y otras condiciones”, manifestó.

“La vacunación es una decisión personal que tiene que tomar en cuenta las predisposiciones, los problemas inmunológicos, enérgicos de un niño y de su familia y que no se le puede imponer a un padre el vacunar a su hijo con algo que él tiene plena conciencia, ha estudiado y sabe que puede ser riesgoso”, expresó la también miembro de la Coalición Contra Vacunación Obligatoria.

Destacó que hasta la década de 1980 se ponían ocho vacunas en los primeros seis años de vida de un niño y que actualmente ese número asciende a 72.

El CDC reitera -en sus campañas de prevención de enfermedades- que los efectos secundarios de las vacunas son pocos y duran sólo varios días. Incluso destacan que antes de ser aprobadas por la FDA, las vacunas se someten a rigurosas pruebas de seguridad y seguimiento para evaluar todos sus ingredientes.

 

Vacunas correspondientes a las edades

La Ley Número 25 de Inmunización aprobada el 25 de septiembre de 1983, establece que todos los niños que se matriculen en cualquier institución educativa del País, pública o privada, incluyendo los centros de cuido diurno, deben tener administradas ciertas vacunas.

Batista Hernández mencionó que en nivel elemental está la vacuna contra el poleo, la difteria, varicela, sarampión.

“Una vez los jóvenes van entrando en edad los vacunan contra lo que es la meningitis, el tétano, el papiloma humano; esa es para jóvenes adultos”, aclaró.

El secretario del Departamento de Salud, Rafael Rodríguez Mercado, emitió un aviso en el que exhortó a los padres a vacunar a sus hijos adolescentes contra el virus del papiloma humano, vacuna que a partir de agosto del 2018 será obligatoria.

“La misma será parte de los requisitos de ley para los adolescentes de ambos sexos con 11 y 12 años de edad. Esta serie debe ser iniciada a los 11 años conjuntamente con las vacunas de tétano, difteria, pertusis acelular (Tdap) y la vacuna contra meningococo (MCV)”, lee el documento firmado por el Secretario de Salud.