Corrada del Río: he querido hacer ‘cosas grandes’

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

El exjuez asociado del Tribunal Supremo, Baltasar Corrada del Río, se despidió de ese alto foro hace 13 años expresando que siempre quiso hacer “cosas grandes” y entre ellas mencionó el aumentar los recursos para la educación, mejorar los servicios de salud y aumentar el salario mínimo de los trabajadores.

Corrada del Río murió ayer domingo. El próximo 10 de abril cumpliría 83 años.

La muerte de Corrada del Río generó palabras de elogio hacia el también excomisionado residente, exalcalde de San Juan y exsecretario de Estado.

El exjuez presidente Andreu García lamentó el fallecimiento del que era su amigo. “Fue éste un gran puertorriqueño que dedicó casi toda su vida al servicio de nuestro país desde distintas posiciones importantes habiéndose desempeñado honorablemente en todas ellas”, dijo.

“Su vida constituye un ejemplo de honestidad, pulcritud, ética y del fiel cumplimiento de sus deberes que deben servir de guía a todos nuestros funcionarios.   Sus actuaciones en nuestro más alto Foro Judicial merecieron el respeto y más alta consideración de sus hermanos en esa Curia y de toda la comunidad jurídica en general”, expresó por escrito.

 

Cargos que ocupó Corrada del Río:

1977 – 1985 – Comisionado Residente de Puerto Rico

1985 – 1989 – Alcalde de San Juan

1993 – 1995 – Secretario de Estado

1995 – 2005 – Juez Asociado del Supremo

 

“En lo personal, pierdo un amigo íntimo desde nuestros primeros años de universidad y cuya amistad compartimos con mi esposa Cissy-Belle y su querida Beatriz.   Vayan nuestras más sentidas condolencias a toda su familia y nos unimos al duelo decretado por el honorable Gobernador y que embarga a nuestro Pueblo”, lamentó.

El exgobernador Alejandro García Padilla también lamentó el deceso. “Un abrazo a su familia y amigos. Que su alma descanse en paz, pero que su ejemplo de generosidad en la entrega al servicio público y de distancia marcada del insulto y la descalificación, sirva sin descanso como punto de reflexión en la vida pública puertorriqueña”, dijo.

Mientras, el presidente del Partido Popular Democrático, Héctor Ferrer Ríos, en nombre de la colectividad, expresó sus condolencias. Destacó que “en todas las posiciones que ocupó fue siempre un caballero. Corrada del Río, demostró que se puede diferir y defender los principios en los que uno cree, pero siempre con mucho respeto. Que Dios le colme de mucha fortaleza a su familia en este momento tan difícil”.

La comisionada residente, Jenniffer González Colón, lamentó el fallecimiento de quien fuera el decimotercer comisionado residente de Puerto Rico, a quien describió como “un funcionario y líder comprometido con los derechos del ciudadano y la causa de la igualdad, parte de una tradición destacada de moroveños en el servicio público, miembro de una familia de profundos valores de fe”.

El novoprogresista Corrada del Río fue comisionado residente del 1977–1985. Durante su tiempo en el Congreso, fue miembro de los Comité de Educación y Trabajo, Comité del Interior y Asuntos Insulares y el Comité sobre Población.

González Colón recordó que en 1977, Corrada del Río expresó que con la estadidad los puertorriqueños “seguiremos haciendo las mismas cosas que hacemos ahora: pensar, hablar y rezar en español, sin subestimar la importancia de ser bilingüe… En otras palabras, seguiremos practicando y enriqueciendo nuestras costumbres, nuestras tradiciones y nuestra cultura”.

 

En mi vida como servidor público he querido hacer “cosas grandes”. Aumentar los recursos para la educación de nuestros niños y jóvenes, mejorar los servicios de salud, aumentar el salario mínimo de los trabajadores, subir de tres millas a 10.35 millas la autoridad de Puerto Rico sobre los terrenos sumergidos en sus aguas costaneras, enmendar la ley de cabotaje para permitir que barcos de matrícula extranjera presten servicios de transportación marítima de pasajeros entre Estados Unidos y Puerto Rico, aumentar las plazas de jueces federales de tres a siete, construir el cdt mas moderno y completo al final de la calle Hoare en la ciudad capital… Ahora, quisiera dedicarme a “cosas pequeñas”.

Baltasar Corrada del Río – 7 de abril de 2005

Lee aquí: Mensaje durante ceremonia de su retiro del Tribunal Supremo

 

Corrada del Río nació en Morovis el 10 de abril de 1935, hijo de Rómulo Corrada y Ana María del Río. Es el segundo de una familia de catorce hermanos. Cursó estudios universitarios en la Universidad de Puerto Rico, donde obtuvo un Bachillerato en Ciencias Sociales en 1956. Recibió el grado de Juris Doctor de la Facultad de Leyes de la Universidad de Puerto Rico en 1959.

Ejerció la práctica privada de la abogacía como Socio en un Bufete de la Capital desde 1959 hasta 1975. En 1969 fue nombrado miembro de la Comisión de Derechos Civiles, de la cual fue Presidente hasta el 1972. En 1970 fue nombrado por el Tribunal Supremo de Puerto Rico, miembro de la Junta Examinadora de Aspirantes al Ejercicio de la Abogacía.

En 1976, fue electo Comisionado Residente de Puerto Rico ante el Congreso de los Estados Unidos, en Washington, D.C. En 1980 fue electo para un nuevo término de cuatro años en dicho cargo. Siendo Comisionado Residente, fue co-fundador del Caucus de Congresistas Hispanos y del Instituto de Congresistas Hispanos de los Estados Unidos.

Posteriormente, en 1984, fue electo al cargo de Alcalde de San Juan, el cual ocupó hasta el 1989. Durante su incumbencia fue Presidente de la Fundación Interamericana de Ciudades. En 1988 fue candidato a Gobernador de Puerto Rico.

El exjuez Corrada del Río se distinguió por ser fundador de importantes organizaciones tales como el Instituto Teleradial de Ética de Puerto Rico (INTRE) en 1984 y de la Fundación Pro Juventud Libre de Drogas en 1987.

El 2 de enero de 1993 fue designado Secretario de Estado por el exgobernador Pedro Rosselló González, cargo que ocupó hasta el 15 de julio de 1995 cuando fue designado Juez del Tribunal Supremo de Puerto Rico. El exjuez Corrada del Río asumió dicho cargo el 18 de julio de 1995 por lo que al cesar en sus funciones el 10 de abril de 2005 había servido como Juez Asociado durante nueve años, ocho meses y veintitrés días.

Estuvo casado con Beatriz Betances (falleció en julio de 2013). El matrimonio tuvo cuatro hijos: Ana Isabel, Francisco Javier, Juan Carlos y José B. Corrada Betances.