Culpan a los médicos por la incongruencias en cantidad de muertes asociadas a María

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

Los médicos que certifican la muerte de un paciente no informan en el Acta de Defunción si, adicional a que fue por causa natural, hubo un factor ajeno que precipitó el deceso.

La información es parte de las preguntas que los galenos deben contestar en el Acta de Defunción, justo entre los encasillados 18 al 14b y que la inmensa mayoría de ellos deja en blanco, contrario a lo establecido por ley.

La información fue vertida tanto por el Registro Demográfico como por la Asociación de Funerarios de Puerto Rico, quienes ayer participaron de una vista senatorial que ausculta adoptar un protocolo para determinar las causas y manera de la muerte cuando los factores ambientales relacionados a un evento atmosférico o desastre catastrófico contribuyen al deceso de una persona.

La situación trasciende luego que tras el paso del huracán María el gobierno reportara menos de un centenar de decesos relacionados al evento atmosférico mientras informes apunta a que esa cifra ronda el millar de personas.

Senador Henry Neumann Zayas

¿Cómo nosotros vamos a tener una idea de quién murió a causa de qué al momento de nosotros hablar de estadísticas relacionado con un desastre o un evento atmosférico?, preguntó el senador Henry Neumann Zayas, autor del Proyecto del Senado 713.

Fabio A. Quiñones, en representación del Departamento de Salud, junto a la Directora del Registro Demográfico, Wanda Llovet, señalaron que el Acta de Defunción no es completada en todos los encasillados del 18 al 14b, que le corresponden hacerlo al médico que declara y certifica la muerte. Explicaron que dichos encasillados se contesta si la muerte pudo haber sido causada por otro factor además de la muerte natural.

El presidente de la Asociación de Funerarios de Puerto Rico, Eduardo Cardona, recomendó añadirle una enmienda al Proyecto del Senado 713 para que la ley disponga que “es obligatorio llenar y contestar, por el médico que certifica la muerte, todos y cada uno de los encasillados requeridos”.

“El proceso es uno tan accidentado que incluye incumplimiento con la ley… ¿Cómo podemos exigir (datos confiables) si la primera persona que tiene acceso a la muerte es el médico que certifica, que es el que tiene ante sí la circunstancia de esa muerta, no llena los encasillados?”, planteó Newmann Zayas.

Mientras, Llovet informó que el Registro Demográfico solo se encarga de recopilar la información que contiene el Acta de Defunción y a su vez se la pasa al Centro de Control de Enfermedades de los Estados Unidos (CDC) y estos establecen las muertes.

Al presente, indicó, el CDC de Atlanta solo ha certificado tres muertes a causa del huracán María.

A preguntas del porque tan pocas muertes establecidas por el CDC cuando a nivel local ya se han certificado más de cincuenta (50), reiteró que los médicos no llenaban completamente los certificados siendo esta la información con la que cuenta dicho organismo.

La cifra del muertes -que ofrece le Gobierno- relacionadas al huracán María está basada en el Negociado de Ciencias Forenses, encargados de entrevistar a los familiares de las víctimas y quienes denuncian si murieron o no como consecuencia directa o indirectamente del fenómeno.

Por su parte, María Conte, ex titular del Negociado de Ciencias Forenses, informó que “la logística de atención a las muertes acaecidas durante un evento catastrófico es distinta a la que se practica en circunstancias usuales y requiere el establecimiento de un centro de ayuda a las familias de las víctimas que sirva como sede para ofrecer información, coordinar acceso a los servicios necesarios y obtener datos de parte de los familiares que permitan arribar a una conclusión correcta sobre la causa y manera de muerte”.

El senador independiente, José Vargas Vidot, hizo hincapié en que se debe tener presente que este no será el único huracán sino que “se espera un aumento de un 60% en estos eventos atmosféricos”.

“Debemos reconocer el riesgo y la vulnerabilidad de nuestro sistema porque de lo contrario no podremos desarrollar mecanismos para combatir ese riesgo o esa vulnerabilidad”, indicó.