Desde el sur hasta Haití para aliviar carencias

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

Un grupo de nueve puertorriqueños, la mayoría de la región sur, visitó -la semana de Acción de Gracias- al vecino país de Haití para brindar ayuda y atender las necesidades de una escuela que hace unos años establecieron en la comunidad Biasseau.

El grupo de voluntarios pertenece a la Fundación Misión Misericordia, liderada por los pastores ponceños Eliot Ocasio y Johana Flores. Éstos visitaron las casuchas de pajas en las que vive la comunidad Biasseau y llevaron ayuda a decenas de familias haitianas. 

La labor incluyó la adquisición y entrega de libros a los 300 niños que estudian en esa escuela hasta la repartición de dos pollos vivos por familias. También curaron enfermos y colocaron un sistema de placas solares en la escuela primaria Bon Bergé (El Buen Pastor).

Escuela Bon Bergé

          • 300 estudiantes
          • 9 maestros
          • 2 cocineros
          • Todos los servicios son gratuitos
          • Misión evangélica
          • Almuerzo diario  
          • Presupuesto mensual: $2,500

Ismael San Miguel, quien coordinó la misión, explicó que varias veces al año, la Fundación Misión, viaja a Haití para ayudar a las comunidades y llevar el evangelio. En esta ocasión consiguieron Biblias electrónicas que se energizan con luz solar y están en idioma creole. Las Biblias fueron repartidas entre estudiantes y residentes.

“Haití es pobreza y miseria extrema”, expresó antes de explicar que los residentes en las áreas rurales no tienen servicio de agua potable ni energía eléctrica. “La mayoría de los haitianos vive en un estado de continua supervivencia… No hay carreteras, hospitales ni escuelas”, destacó. Los caminos son polvorientos y pedregosos.

“Es dentro de estas residencias que la pobreza extrema se palpa y se siente en su máxima expresión: no hay estufas ni neveras, paredes hechas de bejucos y barro, pisos en tierra y techos agujereados. Se cocina a leña, en fogones de tres piedras, aunque casi siempre hay niños, no se ven juguetes ni alimentos en las mesas”, describió.

La escuela tiene 300 niños matriculados que reciben comida a diario. En el comedor sirven alrededor de 70,000 almuerzos al año.

San Miguel explicó que, para sufragar los gastos de nómina de nueve maestros, dos cocineros y el comedor, la Fundación debe recaudar cerca de $2,500 mensuales, pero no siempre llegan a esa meta por lo que detienen el pago de nómina para no afectar los servicios de alimentos.  

La Fundación organiza viajes cortos a Haití para iglesias que desean tener “una experiencia misionera-evangelística”. Los interesados en conocer el proyecto de la escuela Bon Bergé pueden comunicarse al teléfono (787) 633-1176.  

 

 

“Haití es pobreza y miseria extrema”, expresó Ismael San Miguel, voluntario.

 

En el comedor de la escuela sirven alrededor de 70,000 almuerzos al año.

 

La Fundación sufraga los gastos de nómina de ocho maestros, dos cocineros y los alimentos.

 

La Fundación Misión Misericordia tiene sus oficinas en Ponce. (Fotos suministradas)

 

 

Escuela Bon Bergé