El dentista, los antibióticos y yo

Pronto tienes cita con el dentista y te está raro que no te dieron receta para tratamiento con antibiótico para antes de la cita, pero a un conocido tuyo sí. Por lo tanto, piensas que el dentista está medio loco y vas a la farmacia queriendo comprar el antibiótico por tu cuenta.

¿Te has puesto a pensar en la razón por la cual algunos pacientes deben tomar un tratamiento preventivo de antibióticos antes de un procedimiento dental? ¿Necesitarás tú uno?

La población que normalmente necesitaba este tipo de tratamiento siempre ha sido reducida. Antes se les daba tratamiento preventivo a los pacientes que tenían prótesis o implantes ortopédicos.

Sin embargo, las recomendaciones han cambiado y este año lo que se recomienda es una evaluación entre el cirujano ortopeda, el dentista y el paciente para determinar si el beneficio del tratamiento preventivo sobrepasa los riesgos.

El otro sector de la población que normalmente ha necesitado utilizar antibióticos antes de una cita en el dentista son los pacientes que están en riesgo de sufrir una infección en el corazón llamada endocarditis infecciosa.

Según establece la Asociación Dental Americana, algunos de los pacientes que se encuentran en este grupo son los que tienen prótesis de válvulas cardiacas, material prostético utilizado para reparar alguna válvula cardiaca, historial de endocarditis infecciosa y condiciones cardiacas congénitas.

Ok, tu dentista determinó que necesitas tomar antibiótico el día antes del procedimiento, pero a ti se te olvidó tomarlo antes de llegar a la cita. ¿Qué debes hacer? ¿Pierdes la cita? La respuesta es no.

Lo ideal e indicado es que tomes el tratamiento antes de llegar a la cita para tener niveles óptimos del antibiótico en sangre, pero si lo olvidaste puedes tomarlo hasta 2 horas después.

Por otro lado, hay pacientes que van a consultarme porque están tomando otro antibiótico que le recetaron para una infección y no saben si también tienen que tomar el que le está enviando el dentista. En este caso, se supone que le informes al dentista para que te haga una receta de un antibiótico que sea de una clase diferente al que ya estas tomando. Si el antibiótico es de una clase diferente, se supone que tomes ambos.

Así que ya sabes, si tu dentista no te dio una receta de tratamiento preventivo con antibiótico, no vayas por tu cuenta a comprarlo porque eso significa que no estás en riesgo y no lo necesitas.

Si te queda alguna duda, puedes escribirme a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.