Energizan acueducto comunitario con el sol

Por CyberNews

 

Un sistema de baterías que se cargan con energía solar permitió mantener en servicio, tras el paso del huracán María, el Acueducto Comunal de Corcovada, en Añasco, beneficiando a unas 170 familias.

La comunidad, donde residen unas 600 personas, lleva organizada más de 40 años. Tiene su propio acueducto desde finales del siglo pasado y había previsto que necesitaba un sistema de paneles solares para mantener el acueducto en operaciones.

Sin embargo, el acueducto no tenía un sistema de almacenamiento de energía solar, por lo que en tiempos de lluvia, cuando el sol apenas calienta y colapsa el sistema de energía eléctrica, como ocurrió tras el impacto del huracán María, carecían del servicio ante la falta de baterias para almacenar la energía.

La comunidad, junto a Fundación Somos Solar y Máximo Solar, presentó el Proyecto ante la Fundación Comunitaria de Puerto Rico (FCPR), en cuyos enfoques estratégicos se encuentra el que las comunidades tengan acceso equitativo a agua potable mediante el fortalecimiento de los acueductos comunales.

La comunidad logró obtener el sistema de baterías que le permitió mantener acceso ininterrumpido al agua potable con el apoyo de la empresa Máximo Solar, el manufacturero de baterías solares MK Battery, la FCPR y Fundación Somos Solar.

El donativo de FCPR fue de $22,713 y el de Somos Solar de $36,654. La comunidad también aportó una parte, para un total de $59,367.

“Una vez más la energía renovable demuestra su eficiencia. A pocos días de cumplirse un año del paso del huracán María, que dejó a casi la totalidad de la población sin servicio de energía eléctrica, queda de manifiesto el hecho de que la energía solar es la vía para lograr la autosuficiencia de las comunidades”, expresó Máximo Solar, presidente de la empresa que lleva ese nombre.

“Hoy el agua y el sol se unen en un proyecto resiliente que transforma la calidad de vida de toda una comunidad. Nuestra misión es la sostenibilidad económica, social y ambiental de nuestras comunidades, y hoy lo vivimos en Corcovada”, según declaraciones escritas.

De otra parte, el presidente ejecutivo de la FCPR, Nelson I. Colón Tarrats, indicó que “conocemos a la comunidad de Corcovada desde hace varios años y sabemos lo visionarios y organizados que están; son un ejemplo de resiliencia comunitaria. Además, hay una serie de aprendizajes que debemos recoger (de esta comunidad) para continuar fortaleciendo los acueductos comunitarios del país, a fin de que continúen brindando acceso equitativo al agua en otras comunidades de Puerto Rico”.