¿Es la privatización la solución?

 

En una conferencia de prensa que ofreció el Gobernador la semana pasada con motivo de la secuela del huracán Irma, una periodista le cuestionó sobre si había identificado los culpables o responsables de la situación desastrosa de la Autoridad de Energía Eléctrica.

El doctor Roselló le replicó que lo importante es lo que él y su administración van a hacer, no puede ni va a mirar a atrás. Y allí quedó.

La impunidad rampante en este país nos ha hecho un daño terrible.  Los políticos, inversionistas, amigotes del alma, le roban al país y en la inmensa mayoría de los casos no pasa nada.

Tal vez a algunos los descubren, los acusan y los procesan… pero no devuelven lo robado o lo mal ganado. Dejan a las familias tristes (si los encarcelan), pero con dinero.

Recuerdo el caso del secretario del Departamento de Educación, el doctor Víctor Fajardo y el del Instituto del Sida.  No los olvido por el fraude contra los más vulnerables: los niños y enfermos. Y esa impunidad no ayuda a desalentar esa conducta corrupta. Lo ideal sería que no se opte por ser corrupto por que se valore la honestidad.

Por otra parte, se ha planteado como la posible solución a la grave situación de la AEE la privatización. Incluso la Junta de Supervisión Fiscal lo ha recomendado.

No puedo evitar mencionar que también se ha hablado de privatizar algunos de los servicios de la Universidad de Puerto Rico. Por ejemplo, se ha mencionado el mantenimiento, el estacionamiento y la seguridad. Se ha recomendado como una de las maneras de acabar con la politiquería y el panismo. Además, se lograría no tener que lidiar con el Sindicato y la Hermandad de Empleados No docentes (HEEND), dos uniones poderosas. También se espera que se pueda lograr mayor eficiencia y calidad en los servicios.

En el caso de la AEE es el remedio para bajar los costos por el servicio y mejorar la calidad.  Uno de los escollos más grandes que identifican los empresarios de Puerto Rico, (grandes y pequeños), es el alto costo de los servicios de energía eléctrica y el servicio tan inestable que ofrecen. Y el gobierno, en ánimo de “crear el clima de inversión apropiado” se han establecido como meta resolver la desastrosa situación de la AEE.

Es bueno que recordemos a Ondeo y la privatización de los CDT y los hospitales públicos en todo Puerto Rico. ¿Buenas experiencias? No me parece. En el caso de Ondeo, sabemos que volvió a ser del Gobierno. El segundo ha sido una de las decisiones más desastrosas que gobierno alguno ha tomado en la historia de este país.

Un excelente negocio para los inversionistas que compraron en un super mega especial. Podemos recordar algunos acusados y otros presos por esas fabulosas transacciones.

La situación de la Autoridad de Energía Eléctrica es muy complicada. Prácticamente el país considerar que el futuro de esa corporación pública es la privatización. Sin embargo, hay que tener cuidado. No se soluciona el problema si se plantea privatizar trabajos como el cobro de las facturas, o la lectura de los contadores y el mantenimiento de las flotas y la producción de energía.  Puede ser un negocio redondo para inversionistas… no así la distribución de energía… ¿Por qué? Seguiré comentando sobre este tema de la privatización.

Los invito a que me escriban a empresasymercados@gmail.com