Escasea el café en las fincas puertorriqueñas

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La producción de café local ha ido bajando de un 25%  a casi nada después del paso del huracán María, confirmó el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores Ortega.

La información la ofreció durante una orientación a un grupo de agricultores del área Este que recién se inician como caficultores.

«En Puerto Rico hace años se consumían más de 300,000 quintales de café. Con el tiempo eso ha ido cambiando y ahora mismo se estima entre 250,000 y 260,000 quintales anualmente. La producción local ha ido bajando de un 25% a casi nada después del huracán María. Tenemos poca producción local de café y eso puede cambiar», dijo Flores Ortega.

 

En Puerto Rico existen alrededor de: 
41 beneficiadores
36 torrefactores
40 beneficiadores/torrefactores
17,000 caficultores
20,000 obreros agrícolas

 

Un grupo de caficultores que recién se estrenan en este menester, se reunió -hoy- en la Hacienda Muñoz, en el barrio Quebrada de San Lorenzo, en un esfuerzo por retomar la producción de café local en la zona.

«Hace 30 años que esta zona Este no tiene un núcleo de producción de café. En un momento lo tuvo, pero desapareció», recordó Flores Ortega.

«Queremos volver a traer el café a la zona Este. Este año, estos caficultores ya recibieron sus arbolitos de café a través de la Administración para el Desarrollo de Empresas Agropecuarias (ADEA), adscrita al Departamento de Agricultura. Se sembraron 28,000 arbolitos. La meta es que el año próximo sean 60,000», explicó el secretario de Agricultura.

La Hacienda Muñoz está certificada por el Departamento de Agricultura como beneficiado y torrefactor de café, pues tiene la capacidad de despulpar, lavar, secar y tostar el café. Además, han complementado esa operación con una oferta gastronómica de alta calidad.

Esta iniciativa debe crear nuevos empleos y debe propiciar nuevas oportunidades de desarrollo agrícola, auguró el DA.

Los caficultores fueron orientados sobre las leyes y reglamentaciones aplicables, incluyendo los permisos necesarios para operar este tipo de negocio, además de las especificaciones necesarias de rotulación de etiquetas para el producto final.