Guayanilla está a merced de un río

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

GUAYANILLA – Uno de los centros urbanos más afectados con las inundaciones ocasionadas con el paso del huracán María fue este costero pueblo.

El río Guayanilla se salió por varias horas y utilizó la principal calle comercial del pueblo como su cauce arrastrando a su paso negocios y oficinas que no volvieron a abrir, mercancía que tuvieron que echar a pérdidas y locales comerciales que perdieron todo su inventario.

Ese panorama no era la primera vez que ocurría y en cualquier crecida del río podría repetirse.

La propuesta de construir cuatro barreras que desvíen el caudal y eviten que los comercios no vuelvan a anegarse, no se ha concretado, explicó el alcalde Nelson Torres Yordán. La obra no se ha realizado porque el dinero no les ha llegado.

Ninguno de los dos supermercados que había en el centro urbano y que se inundaron con el paso del huracán María están en operaciones. Uno abrió, pero vendió su inventario y cerró definitivamente.

En el otro invirtieron en reparar la estructura y está en vías de reabrir sus puertas. Aun esperan por aprobaciones finales, indicó Torres Yordán.

El Alcalde explicó que el supermercado de Napo Vélez “fue a sacar la patente al municipio, ya tiene todo el equipo dentro del supermercado. Esperamos que pueda abastecerse para poder abrir el comercio y un técnico de un equipo que compró en los Estados Unidos fuera a instalarlo, pero ya está prácticamente listo para recibir mercancía y abrir sus puertas”.

Indicó que en el casco urbano “perdimos algunos comerciantes, perdimos el supermercado, perdimos otro pequeño supermercado que estaba ubicado en el pueblo y que cerró posteriormente”.

El Alcalde no fue preciso en cuántos negocios no volvieron a abrir sus puertas tras el paso del huracán María, lo que si precisó fue que las arcas municipales perdieron un ingreso de alrededor de $250,000 en patentes municipales, una cifra significativa para un municipio como Guayanilla.

“Afectó sobre más de $250,000 en patentes que tenía activas y que ahora mismo no tiene, pero esperamos que con las aperturas nuevas de comercios podamos retomar”, expresó esperanzado Torres Yordán, quien también se mostró optimista con varios comercios que se han establecido en el sector Playa. 

Indicó que “varios comercios han recibido pequeños préstamos de Small Business Administration (SBA), pero otros se quedaron esperando por esa ayuda. La mayoría tuvieron que, de sus bolsillos, hacer inversiones para poderse reestablecer”.

Otro de los problemas que enfrenta ese costero pueblo es la marejada ciclónica, que impacta el sector El Faro y cada vez que anuncian eventos atmosféricos tienen que reubicar esos residentes. A eso se suma el que tienen unas 65 familias cuyas viviendas están protegidas con toldos.