¿Hacia dónde queremos que Puerto Rico se levante?

Ya ha pasado un mes y varios días del asombroso azote del Huracán María por nuestra Patria.  Durante este tedioso tiempo, que se caracteriza por un denso marasmo, una hastiosa incertidumbre y un reguero de noticias, contradictorias en su mayoría, también, hemos sido testigos de la extraordinaria solidaridad entre nosotros/as y de la diáspora.

Como acción cuasi natural en los seres humanos, el desprendimiento en momentos de crisis para ayudar al más necesitado ha servido como contraparte ante la fallida gestión gubernamental que solo ellos/as aparentan entender. También como respuesta, horas luego que María se alejara de la isla, el emblema #PuertoRicoSeLevanta irrumpió más rápido que volando.

Y eso está chévere. El optimismo, la bravía y el afrontamiento son acciones que nos permiten sobrepasar hasta las situaciones más adversas que podamos experimentar.  Es un buen empujón, tipo cafeína mañanera, que nos dilata las ganas de echar pa’lante un país que venía en picada hace más de una década.

El emblema se volvió tan viral que, de seguro, meses o años en el futuro los recordaremos como aquella respuesta ideológica ante la atroz imagen y situación que dejó el huracán en suelo boricua.

Aparte del optimismo embriagante que los medios utilizan para intensificar el “aquí y ahora”, una pregunta me viene a la mente.  Más bien, un cuestionamiento al emblema que en nada rechaza el Puerto Rico que vivíamos antes de María e Irma.  Supongo que ese emblema se refiera a levantar y superar aquella isla-colonia que nunca ha podido integrarse al mundo globalizado porque la metrópolis estadounidense entiende que es dueña y señora de sus decisiones.

Espero se refiera a levantar una isla que ha sido privada de participar en los foros más importantes, donde se discute cómo se manejará el calentamiento global- que producirá muchos Marías más- y la revolución híper-digital que atenta contra el empleo de millones de trabajadores/as.

Espero se refiera a levantar una isla que no puede decidir y aceptar, en los momentos más cruciales, la ayuda de otros países, particularmente caribeños y latinoamericanos por razones altamente cuestionables y leyes de cabotajes que nos estrangulan.

Espero que el emblema se refiera a levantar a un país intoxicado por el modelo neoliberal que acrecienta cada vez más la desigualdad socioeconómica y deteriora nuestra psique.

El momento post-María requiere que repensemos seriamente el país que queremos “levantar”.  Tirarnos a querer regresar a lo que ya había es un acto suicida.

Que Puerto Rico se levante con un gobierno que defienda a todos/as los/as puertorriqueños/as ante el descaro de otros gobernantes que creen tener licencia para hacerlo.

Que Puerto Rico se levante con una industria agroecológica que le brinde a cada familia lo que necesita para vivir saludable.

Que Puerto Rico se levante con una clase trabajadora que pueda gozar de una estabilidad económica que les garantice una calidad de vida digna.

Que Puerto Rico se levante sin machismos ni feminismos sino que nos veamos todos y todas de manera equitativa y abracemos la diversidad.

Que Puerto Rico se levante libre para que podamos insertarnos en el mundo y compitamos más allá del deporte y los certámenes de belleza.

Que Borinquen se levante con un gobierno que invierta y expanda los servicios sociales que contribuimos.

Que Borinquen se levante garantizando que nuestra cultura se respete, se engalane y se sitúe en el altar más sagrado.  A Boriké le debemos la vida, le debemos el rescatar su memoria histórica para que ningún forastero pueda ocultar.

Ese es el Puerto Rico que yo, y sé de muchos/as, queremos ver en pie.  El pasado nos ayuda a comprender el arduo camino que esta nacionalidad ha sufrido por más de 500 años.  El presente nos enseña cómo las decisiones que se tomaron (y las que no) han configurado nuestras vidas.  Sin embargo, el presente trae consigo el elemento del futuro.  Una llave que nos permite reconstruir lo que merecemos.

Ahora te pregunto: ¿hacia dónde quieres que Puerto Rico se levante?