Hogares de envejecientes no tendrían que instalar rociadores automáticos

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

La Legislatura evalúa enmendar la ‘Ley para la Reforma del Proceso de Permisos de Puerto Rico’ en busca de no exigir a los dueños de residencias u hogares que albergan adultos mayores el que tengan la obligación de instalar un sistema de rociadores automático.

El Proyecto del Senado 640 recomienda, como alternativa, la instalación de un panel de alarma digital interconectada, creación de certificados de brigadas de control de incendios incipiente o establecer un plan de acción para casos de emergencias con un enfoque multi-riesgos.

“Es sumamente oneroso para estas entidades. Es por tal razón, que el imponerle la instalación de un sistema contra incendios tan costoso es totalmente inaccesible”, expresó en vistas públicas la administradora de ASSMCA, Suzanne Roig Fuentes.  Añadió que existen métodos alternativos con función similar e igualmente útiles

La medida persigue eximir del requisito de instalar sistemas de rociadores automáticos contra incendios a las ocupaciones existentes de uso residencial o institucional que comprenden las facilidades dedicadas al cuido de larga duración, tanto para adultos como para personas de edad avanzadas, establece el PS 640.

Se estima que dicho sistema de rociadores tiene un costo de entre $70 mil a $130 mil.

Las organizaciones que representan a los propietarios de estos centros de cuidado entienden que alrededor del 85% de esos hogares tendrían que cesar operaciones porque no podrían cumplir con dicha ley.

En Puerto Rico hay registrados:

983 hogares de personas de edad avanzada licenciados por el Departamento de la Familia (DF)

235 hogares licenciados por el Departamento de Salud

28,000 personas recibiendo servicios asistenciales en estas instalaciones

3,611 son costeados por el DF

1,078 son ubicados por el DS bajo ASSMCA

Proyecciones del Censo para el año 2050:

39% de la población puertorriqueña será de edad avanzada

La secretaria del DF, Glorimar Andújar, reconoció que tras el paso del huracán María podría resultar oneroso el requerir, de manera inmediata, a los centros de cuido prolongado la instalación de rociadores automáticos como medida de seguridad.

Recomendó “que se le otorgue un plazo razonable para el cumplimiento. El mismo debe de ser por lo menos de dos años. Sin embargo, otorgamos deferencia al Cuerpo de Bomberos quienes tienen el expertise para indicar cuál es el tiempo razonable y los requisitos que debe cumplir con el Gobierno a la luz de las disposiciones federales en la materia objeto de estudio por la Comisión”.

Mientras, el ingeniero Emilio Colón Zavala, presidente de la Asociación de Constructores, recomendó que se aborde el tema en “el foro técnico y administrativo especializado que ya tiene un proceso activo de revisión de dichos códigos”. Argumentó, que se debe de tener suma cautela y prudencia con cualquier cambio a los códigos de construcción, sobre todo aquellos que están directamente vinculados a la seguridad o protección frente a incendios.