Hombre cae por risco al ceder pavimento en El Collado

Por Eduardo L. Questell Rodríguez

redaccion@esnoticiapr.com

@elquestell

 

PONCE – En la comunidad del camino Los Blancos, en el sector Collado, en esta Ciudad, están acostumbrados a que las autoridades no los atiendan, un tramo que se ha recrudecido desde el huracán María.

El huracán pegó fuerte para estos sectores rurales de Ponce. Las lluvias que dejó el fenómeno atmosférico provocó que, justo a la entrada de la comunidad, desapareciera un pedazo de la carretera. A 19 meses del paso del huracán, la carretera continúa cediendo.

Tan cercano como ayer -miércoles- en ese mismo tramo, a consecuencia de las lluvias que cayeron horas antes, a eso de las 6:00 pm. de la tarde, Hiram Arroyo Rivera, vecino del área, cayó por el precipio con su auto, un Volvo color azul, de la década de 1980.

El caballero se disponía a pasar por el estrecho camino cuando, según relatan los vecinos, el pavimento colapsó y vieron como su vecino caía risco abajo. Agraciadamente el hombre está vivo para contarlo, pero esto es solo una pequeña muestra de las dificultades y peligrosidades que viven a diario los más de 20 residentes que solo cuentan con ese paso para accesar a sus hogares.

La comunidad alberga más de cinco familias que tienen niños pequeños y hasta de educación especial, nos aseguró Ana Ivelisse Muñoz Muñiz que, según ella, ha vivido allí toda su vida. Otras familias se han marchado del lugar.

“Desde que cerraron la escuela Anselmo Rivera Matos en la Mocha, mi nene que es estudiante de educación especial tiene que asistir a la (escuela en la comunidad La) Cantera. A consecuencia de cómo está el camino me tengo que levantar con él a las 5:00 de la mañana para caminar hasta la calle principal de El Collado para que se lo lleven a la escuela. Lo mismo ocurre con los otros niños de la comunidad, ahora asisten a la escuela Herminia García, de Glenview”, explicó.

“Estamos desesperados. Necesitamos que el Gobierno, la alcaldesa o los legisladores vean esto y realmente se comprometan a hacer algo por nosotros. Ya ha pasado demasiado tiempo y no vemos acción alguna. Cualquier día aquí puede ocurrir alguna desgracia y entonces se estarán lamentando”, comentó otra vecina quien prefirió mantenerse en el anonimato.

 

El puente no existe desde el huracán María

Joe Muñiz Moreno narró cómo ha sido el suplicio de la comunidad con las autoridades en cuanto a las condiciones del camino y la desaparición del puente que mantenía a los vecinos comunicados.

“El puente lo tuvieron que rellenar entre los vecinos y así pasamos todos los días por aquí. Después del huracán vino el municipio, el Cuerpo de Ingenieros y hasta la Guardia Nacional, cogieron medidas y todo, pero no hicieron nada”, lamentó.

Es Noticia pudo constatar, que entre varias personas de la propia comunidad rellenaron el área donde estaba el Puente, colocaron tierra y una capa fina de cemento para poder pasar. Sin embargo, por las lluvias y la erosión natural del terreno el paso improvisado ya tiene varias grietas y pudiera ceder.

Para aguantar el terreno, por los lados instalaron metales viejos, planchas de zinc y hasta la carrocería hecha chatarra de un vehículo. La quebrada que se llevó el puente, pasa por debajo de todo eso y el agua constantemente continúa socavando el vado.

El sector recibió el servicio eléctrico seis meses tras el pao del huracán y aún sufre de interrupciones periódicas del servicio de agua potable.

En la comunidad aún hay varias casas con techos cubiertos de toldos de FEMA. Ninguna Agencia los ha visitado en los pasado meses, aseguraron los vecinos. «Estamos completamente abandonados, se olvidaron que aquí vive gente”, indicó Ana Ivellise Muñoz.