Huesos fuertes para un mejor futuro

 

Cuando hablamos sobre enfermedades que afectan los huesos, la osteoporosis es la más común. Es una condición en la cual los huesos van perdiendo su fortaleza, se hacen más frágiles y aumentan la posibilidad de sufrir fracturas.

Lo normal es que, durante toda la vida, el hueso viejo se vaya absorbiendo y se sustituya con hueso nuevo. Sin embargo, este proceso puede perder su balance y comenzar a absorberse más hueso del que se produce.  ¿A qué se debe esto? ¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Según el CDC, entre el 2005-2010 en los Estados Unidos había un 5.1% de hombres mayores de 65 años con osteoporosis en la espina dorsal o en el fémur. Este número aumentó a 24.5% en el caso de las mujeres de esa edad. Esto nos muestra que las mujeres están en mayor riesgo de padecer esta condición.

Otros factores de riesgo son el envejecimiento, historial familiar de osteoporosis, ser de raza blanca o asiática, ser muy delgado y de baja estatura, estar en la menopausia, llevar una vida sedentaria, presentar problemas de la tiroides, paratiroides y/o glándulas adrenales, fumar y beber alcohol o café.

Además de esto, ciertos medicamentos pueden contribuir a que una persona pueda padecer esta condición. Algunos de estos son los tratamientos hormonales contra el cáncer, el uso de esteroides por largos periodos de tiempo, uso de anticonvulsivos y tratamientos contra la depression.

Si identificamos que corremos riesgo de padecer de osteoporosis, es importante hacer cambios en nuestro estilo de vida para tratar de mantener los huesos fuertes y en óptimas condiciones. Una de las primeras cosas que debemos hacer es ejercicio. Esto ayuda a fortalecer los huesos y los músculos que dan soporte. Se recomiendan los ejercicios aeróbicos, trotar, caminar rápido, hacer ejercicios con pesas o una combinación de varios.

Si nunca haz hecho ejercicios, debes visitar al médico para asegurarte de que no hay ningún problema que se pueda agravar con los mismos. También es importante tener en mente que, si eres una persona mayor, los ejercicios deben ser de bajo impacto para evitar molestias en las articulaciones o fracturas en los huesos.

Si fumas y bebes regularmente, debes considerar dejar de fumar y disminuir la cantidad de alcohol que consumes. En muchos casos, si la persona no obtiene suficiente calcio y vitamina D en su dieta, es necesario suplementar para tener niveles óptimos de los mismos. Hable con su médico si tiene alguna duda con relación a estos suplementos.

En algunos casos, es necesario comenzar otros tipos de tratamientos para manejar la osteoporosis. Algunos de los medicamentos más recetados son el Fosamax®, Actonel® y Boniva®.

Los efectos secundarios más comunes suelen ser náuseas, dolor abdominal y reflujo. Para disminuir la posibilidad de que se presenten estos efectos el medicamento debes tomarlo en ayuna. Luego de tomarlo, debes esperar una hora para comer algo y luego debes esperar por lo menos 30 minutos en caso de que desees recostarte.

Existen otros medicamentos que se podrían utilizar para tratar la osteoporosis, pero generalmente se reservan para pacientes que tienen otras necesidades Especiales.

Como siempre, te invito a consultar con tu médico o farmacéutico para aclarar tus dudas. Envíame tus preguntas a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.