Impericia médica durante el parto

La llegada de un bebé a la familia es uno de los momentos más felices y transformadores en la vida de muchas personas.

Aunque en siglos pasados los riesgos inherentes al proceso de parto se materializaban frecuentemente, hoy día, gracias a los avances de la medicina moderna, la salud de la madre y de su bebé puede ser salvaguardada mediante la participación oportuna y apropiada de profesionales de la salud con conocimientos especializados.   En términos matemáticos, en la actualidad, las probabilidades de que ocurran lesiones durante el proceso de parto son bajas.

Todavía hoy, sin embargo, continúa siendo imposible garantizar un parto totalmente libre de complicaciones.  Lo que es peor, muchas veces, el factor humano juega un rol protagónico cuando ocurren lesiones durante el parto.

Las personas afectadas por este tipo de situación no están desprovistas de remedios. Si usted sospecha que la negligencia de algún profesional de la salud ha ocasionado una lesión durante el parto, ya sea a la madre o a su bebé, es recomendable consultar con un abogado, quien debería poder orientarle sobre las posibles alternativas disponibles para atender la situación.

Preguntas frecuentes sobre el proceso legal en casos de lesiones durante el parto causadas por impericia médica o negligencia?

1. ¿La perlesía cerebral puede ser causada por impericia médica o negligencia durante el proceso del parto? 

Uno de los daños neurológicos más comunes que puede ocasionarse negligentemente durante el parto es el de perlesía cerebral. El termino perlesía cerebral se refiere a diferentes trastornos neurológicos que afectan las funciones del cerebro y del sistema nervioso. Existen diferentes tipos de perlesía cerebral, así como gradientes de intensidad y alcance. La perlesía cerebral puede afectar negativamente la habilidad de movimiento, aprendizaje, audición, visión y pensamiento.

La perlesía cerebral puede ser causada por razones genéticas y defectos congénitos. No obstante, en ocasiones puede ocurrir por actos u omisiones negligentes por parte de los profesionales de la salud que atienden el proceso de parto.  En casos de perlesía cerebral, algunos de los indicadores más frecuentes de negligencia por parte de profesionales de la salud se pueden manifestar en las siguientes circunstancias:

(i) infecciones maternas no atendidas durante el embarazo;

(ii) problemas de oxigenación no detectados o atendidos;

(iii) mal uso de herramientas o equipo médico;

(iv) prolapso del cordón umbilical; o

(v) demoras en la administración de una cesárea.

2. ¿Qué tipo de aflicciones físicas son las más comunes causadas por impericia médica o negligencia durante el proceso del parto?

La negligencia por parte de personal de la salud que atiende el parto también puede ocasionar aflicciones físicas. A diferencia de la perlesía cerebral, las lesiones físicas generalmente son mucho más fáciles de identificar rápidamente por medio de exámenes y evaluaciones médicas.

Algunas de las lesiones físicas más comunes durante el parto son las siguientes:

(i) Parálisis del Plexo Braquial:

a. El plexo braquial es un grupo de nervios alrededor del hombro. Esta condición se manifiesta con síntomas tales como la pérdida de movilidad y debilidad del brazo.  Existen cuatro tipos de lesiones de plexo braquial.

i. la avulsión – ocurre cuando el plexo braquial se desgarra de la columna vertebral;

ii. la ruptura – ocurre cuando se desgarra el nervio, sin que haya desgarre en la unión con la columna;

iii. la neuroma – ocurre cuando hay una ruptura de nervio que cicatriza mediante tejido que impide el envío de señales a los músculos; y

iv. la neuropraxia – ocurre cuando hay un estiramiento del nervio sin romperse.

b. Los síntomas más comunes de este tipo de lesión son los siguientes: brazo colgante; falta de movimiento del brazo o la mano del bebé; pobre agarre; ausencia de reflejos; flexión del brazo en el codo con apoyo en el cuerpo; ausencia de sensación en el brazo o la mano; o falta de control muscular en el brazo, la mano o la muñeca.

c. A esta condición también se le conoce como parálisis de Erb-Duchenne o Dejerine-Klumpke, dependiendo de si la lesión está en el plexo braquial superior o el inferior.

(ii) Distocia de hombros:

a. Ocurre cuando la cabeza del bebé sale por la vagina, pero sus hombros se quedan pinchados contra el hueso de la pelvis de la madre.

b. Algunos factores de riesgo son: tamaño grande del bebé; pelvis pequeña de la madre; diabetes gestacional; embarazo prolongado; obesidad de la madre; genética.

c. Aunque poco frecuente, este tipo de complicación puede causar hemorragias internas; ruptura del útero; fracturas de la clavícula del bebé; dificultad en la respiración del bebé, perlesía cerebral; o parálisis del plexo braquial. En algunas instancias puede llegar a causar la muerte del bebé o la madre.

Otras aflicciones físicas pueden ocurrir por el uso inadecuado de equipo especializado, como, por ejemplo, extractores de succión y otras herramientas comúnmente utilizadas durante el alumbramiento, así como por el manejo negligente del bebé post-parto o la administración de medicamentos contraindicados.

3. ¿Cuáles son mis derechos cuando sospecho que mi bebé sufrió una lesión durante el parto por impericia médico o negligencia?

Cuando se identifica una situación de salud que puede estar asociada con un acto u omisión negligente por parte de un profesional de la salud, es recomendable consultar con un abogado que trabaje el área de impericia médica.

Los cuidados médicos que pueden ser necesarios para atender daños ocasionados durante el parto pueden ser costosos y significativos.  El asesoramiento profesional de un abogado con experiencia en el área de impericia médica podría ayudarle a conocer las alternativas disponibles para solicitar compensación económica que le permita atender la condición de salud de su hijo o hija en el future.

4. ¿Debo contratar servicios periciales?

En todo caso de impericia médica es necesario establecer tres elementos:

(i) Acciones u omisiones negligentes por parte de un profesional de la salud;

(ii) La existencia de daños;

(iii) Una relación de causa y efecto entre la negligencia y los daños.

Sin la ayuda de un experto en el área médica pertinente para su caso, el abogado no podrá presentarle al tribunal la información necesaria para que determine si concurren los requisitos arriba descritos. Por esa razón, es una regla reiterada por los tribunales que, en todo caso de impericia médica, la parte demandante está obligada a presentar prueba pericial para apoyar su reclamación. Si usted no cuenta con prueba pericial, el tribunal no estará en posición de concederle una cuantía en daños para satisfacer su reclamación y muy probablemente desestimará su caso.

5. ¿Debo hacer las gestiones para contratar a un perito médico?

No. El abogado que usted consulte debe tener acceso a los peritos médicos que sean necesarios para asesorarle o presentar una reclamación judicial. Es conveniente que el abogado sea el enlace principal entre el perito y usted.

6. ¿Cuáles son los pasos a seguir si sospecho que mi bebé o yo hemos sido víctimas de impericia médica o negligencia durante el parto?

Su sospecha debe motivarle a actuar. El tiempo apremia en los casos de impericia médica. Solicite copia de los expedientes médicos suyos y de su bebé, prepare un escrito narrativo de los hechos que motivan su sospecha, los nombres del personal médico y/o la institución que proveyó los servicios y las fechas en que lo hicieron. Una vez tenga copia de los expedientes médicos, consulte a un abogado. Aunque su sospecha no necesariamente significa que haya ocurrido un evento de impericia médica, usted tiene el deber de orientarse y defender sus derechos.

7. Si prevalezco en una reclamación judicial, ¿qué remedio podría obtener?

El proceso judicial está lleno de retos y variables inciertas. Ningún abogado responsable puede garantizar que obtendrá un remedio favorable para su cliente en una reclamación judicial. Dicho lo anterior, los remedios disponibles para ser solicitados en el proceso judicial en casos de impericia médica por lesiones de parto pueden incluir compensación económica que le permita obtener el cuidado médico necesario, incluyendo equipo especializado, para atender la situación de salud suya o la de su bebé. También es posible solicitar compensación por ingresos dejados de percibir, daños emocionales, pérdida de consorcio, entre otros.

8. ¿Cuánto tiempo tengo para presentar una reclamación judicial por daños ocurridos durante el parto?

Como regla general, usted puede presentar una reclamación judicial en representación de su bebé hasta la fecha en que este advenga a la mayoría de edad (21 años según las leyes aplicables en Puerto Rico).

Por otro lado, si usted como madre ha sufrido un daño (sea físico o emocional) por impericia médica o negligencia durante el parto, como regla general, cuenta con un año para presentar una reclamación judicial, contado desde el momento que sabe o razonablemente debía saber de la existencia del daño.

Para más información o para una consulta legal gratuita, puede comunicarse con el Lcdo. Paúl A. Rodríguez Vélez al 787-299-5118. También puede visitar su página de internet www.prvlaw.com o escribirle un correo electrónico a info@prvlaw.com. El Lcdo. Rodríguez Vélez cuenta con una maestría en Derecho de la Universidad de Harvard y años de experiencia como litigante en el foro estatal y federal.