Joe Rivera: entrega al deporte

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

José Ángel Rivera Rivera era un adolescente cuando llegó a su casa cargando un trofeo y la mamá al verlo puso en duda la procedencia del premio.  ¿De dónde cogiste eso?, le preguntó con mucha rectitude.

Joe, como lo conocen dentro y fuera del parque,  era en aquel entonces un jovencito que despuntaba en el atletismo a escondidas de su mamá, quien temía que se diera un golpe corriendo. No tardó mucho tiempo de haber recibido aquel trofeo cuando subió a un avión, el primero vuelo en su vida, para representar a Puerto Rico en los Juegos Centroamericanos de Jamaica, era 1962. También lo hizo en los Juegos Iberoamericanos, en España, en ambos corrió 800 metros.

Joe Rivera – Foto Tony Zayas tzayasponce@gmail.com

La vida era de muchos sacrificios. “Vivíamos con el abuelo de madre. Él fue mi papá, mi abuelo y mi todo para mí. Cuando muere mi abuelo, nos repartieron a distintos tíos. Éramos cinco hermanos. Yo me fui a la barriada Portugués”, recordó.

Destacó que fue en ese residencial público donde conoció diversas personas ligadas al deportes y al entrenador Frankie Colón, quien le hizo un acercamiento para entrenarlo en las pistas. Joe había dejado la escuela y el entrenador le ofreció matricularlo en la escuela superior Dr. Pila, en Ponce.

Recordó que al llegar  al plantel lo llevaron a la directora y él le expresó que tenía un problema. ¿Cuál es el problema?, le preguntó la Directora. “Que yo no tengo uniforme”, le respondió.

“Había un closet allí y ella me dio de todito”, recordó. Explicó que eran uniformes de exalumnos que tras graduarse, la Directora se los pedía para los jóvenes que no tuvieran. “Hasta zapatos me dio. Así estudié en la Dr. Pila”, dijo orgulloso.

Rivera recordó que su primera competencia en pista y campo fue en el parque Paquito Montaner. “Ese día gané 200, 400 (metros) y los dos relevos. Cuando salí me dieron un trofeo de mejor atleta “, recordó que ese fue el premio que su mamá no creyó que se lo había ganado. “Ella no quería que yo corriera”, indicó.

Recordó que con esos logros obtuvo una beca en la universidad “y hasta almuerzo y comida me daban para llevar a mi casa. Chavos no nos daban, pero nos daban comida, (así que) por yo correr mantenía a mis hermanitos”.

Joe, de 76 años, fue contratado por el municipio de Ponce, donde laboró varios años antes de que la religiosa Sister Isolina Ferré lo empleara.  “Estuve 47 años trabajando con Sister Isolina. Hasta agosto de 2017”, dijo uno de los fundadores del Memorial Frankie Colón, el cual realizó por 23 años. Uno de los atletas que despuntó del Memorial Frankie Colón fue Javier Culson y Wesley Vázquez.

Joe explicó que estudió dos años en la universidad. El primero no podía competir porque estaba prohibido en ese año. Para esos atletas, indicó, celebraban una competencia que le llamaban ‘los frescos’, por ser novatos en la universidad. Joe solo compitió un año en las Justas.

Rivera expresó desilusión con el deporte de pista y campo en Puerto Rico. “Aquí no se hace deporte de pista y campo. No sé si los muchachos han perdido el interés; no sé si les gusta más el baloncesto o la pelota, pero no el atletismo. Imagínese que aquí en Ponce ya no se celebran ni los Field Day de escuelas superiores”, dijo.

Explicó que hace un tiempo organizaron una competencia entre escuelas superiores y solo llegaron ocho. Ninguna de ellas era de Ponce. “Los muchachos que hoy en día practican el atletismo son los de los campos”.

“El atletísmo ha perdido muchísimo”, lamentó.