La sencilla condición llamada artritis

Solemos asociar la artritis con las personas mayores. Así lo tenemos en nuestra mente. Vemos que a muchos envejecientes se les hace difícil abrir frascos, notamos cambios en sus manos y pensamos que es algo exclusivo de ellos.

Sin embargo, esta idea no es del todo cierta. ¿Qué es la artritis y a quienes afecta? ¿Hay factores de riesgo que contribuyan al padecimiento de esta condición?

Por definición, la artritis es la inflamación de las articulaciones o “coyunturas”. Esta inflamación suele estar acompañada de dolor. Puede presentarse en una o varias articulaciones a la vez.

La artritis es más común en mujeres y aumenta su presencia según envejecemos.

Según la Fundación de Artritis, en los Estados Unidos, la artritis es la causa principal de incapacidad. Para el 2012 se encontró que, en Puerto Rico, el 24.6% de la población padecía algún tipo de artritis. Para ese mismo año, en Puerto Rico se determinó que el 31% de las mujeres presentaban la condición en comparación con un 17.3% de los hombres.

En general, al pasar los 65 años, más de la mitad de esta población padece de artritis llegando a un 57.7% en PR.

Existen más de 100 tipos de artritis y la progresión de la condición puede variar según el tipo.

Las formas más frecuentes de artritis incluyen la artritis reumatoide, el lupus, la fibromialgia, osteoartritis y la gota.

Además de la inflamación y el dolor característico de esta condición, el paciente suele presentar dificultad al mover la articulación afectada.

Hay factores que nos predisponen a padecer la condición y que podemos modificarlos. Estos incluyen una vida sedentaria, sobrepeso y obesidad, ciertos tipos de trabajo y lesiones en las articulaciones.

Para manejar la condición, es recomendable tomar en cuenta los tratamientos con medicamentos al igual que los cambios en estilo de vida.

La meta del tratamiento es aliviar los síntomas de la condición al igual que evitar más daño en la articulación y en otros tejidos que puedan estar envueltos ya que hay unos tipos de artritis que no son exclusivos a la articulación.

La terapia con medicamentos suele incluir analgésicos, antiinflamatorios y otros que van a depender del tipo de artritis que padezca el paciente. Este tipo de tratamiento debe ir acompañado de terapias físicas y/o ocupacionales según sean necesarias.

En caso de que la persona esté en sobrepeso, lo ideal es trabajar en conjunto con un nutricionista que lo ayude a bajar de peso para darle un alivio a las articulaciones.

Dependiendo de la articulación afectada, el paciente puede utilizar bandas ajustables que ayuden a darle soporte.

El Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomienda hacer ejercicios de bajo impacto como caminatas, aeróbicos acuáticos y baile, entre otros.

También se debe trabajar en el fortalecimiento de músculos utilizando pesas o bandas de resistencia. Como última medida, su médico puede considerar necesario someterlo a una cirugía de remplazo de la articulación afectada.

Información más específica puede ser encontrada según el tipo de artritis que padezca. Cualquier duda, puedes escribirme a estureceta@gmail.com y te ayudaré a conseguir la información que necesites.

Como siempre, te invito a consultar con tu médico o farmacéutico para aclarar tus dudas. Hasta la próxima.