Las Pymes después del huracán María

 

Saludos a todos y gracias por su interés por saber sobre mí y esta columna. Ya estamos de vuelta.

Pasado el huracán María que nos impactó a todos, me siento comprometida con el análisis y la discusión sobre este suceso atmosférico y su impacto a las pequeñas y medianas empresas de Puerto Rico y en el consumidor puertorriqueño.

Desde que dieron inicio las clases en la Universidad de Puerto Rico donde laboro, comencé dos  proyectos con mis estudiantes de los cursos de gerencia de mercadeo e investigación.

Quisiera comentarles en esta columna el proyecto de las Pymes del curso de gerencia de mercadeo.

Los datos históricos que presenta FEMA indican que en un tipo de suceso atmosférico como María, un 40% de los pequeños negocios no reabren.

Los datos que se han presentado de Puerto Rico indican que “al menos 5,000 negocios pequeños han cerrado y muchos otros funcionan a medias como efecto de la escasez de electricidad en la isla”.

El panorama para pequeños y medianos comerciantes es desolador. Al comenzar el semestre académico, les plantee a mis estudiantes la idea de este proyecto y nuestra posible aportación para generar información de primera mano y crear conocimientos sobre la situación de los comerciantes de la zona sur.

En estos momentos nos encontramos visitando las Pymes de aproximadamente 17 pueblos: desde Guánica hasta Arroyo, incluyendo en el centro de la Isla a Adjuntas, Jayuya, Villalba, Orocovis y Utuado.

Consideramos como criterio para la selección de estos pueblos la gran cantidad de estudiantes que recibimos en la UPRP de esta zona geográfica. Los estudiantes y la profesora se identifican,  explican el proyecto y le solicitan que contesten un cuestionario.

El mismo se ha diseñado  para recoger información sobre tres aspectos principalmente: el perfil del comerciante, el perfil de su empresa y auscultar el efecto de María sobre sus negocios. La gran mayoría de ellos han estado dispuestos a participar.

Como académica considero que  esta experiencia ha sido muy enriquecedora para los estudiantes porque están conociendo de primera mano muchas situaciones del quehacer de los negocios, del ambiente en el que operan y cómo este influye en ellos.

Daños en la zapatería de Vitín Carrera

Además, han podido conocer las actitudes, percepciones y visiones de los comerciantes ante este evento, sus vidas, sus prioridades, sus miedos y frustraciones, entre otras cosas. Como vamos en transportación de la universidad y nos dividimos las calles de los pueblos, al llegar al vehículo comentamos lo que hemos vivido, lo que más no ha impactado.

Por ejemplo, Paola Martínez Vázquez, una de nuestras estudiantes,  compartió con Vitín Carrera el dueño de la única zapatería de Orocovis y le indicó que ni funcionarios de FEMA ni del gobierno municipal lo habían visitado. Perdió prácticamente todo  su taller pero se niega a abandonarlo. Sin energía eléctrica y sin agua, quedo solo en pie el baño y  un armario donde guardaba los zapatos de sus clientes…pero no cuenta con techo.

Reconoce que de su negocio quedan muy pocos en la Isla y le apasiona su trabajo. Ha sido con la ayuda de un amigo (como ha ocurrido en muchas partes de Puerto Rico), que le facilitó un toldo, que continúa operaciones, en medio de la devastación y el abandono. Como Vitín hay otros empresarios que contra viento y marea han decidido continuar.

En las próximas columnas seguiré compartiendo experiencias y discutiendo aspectos relacionados. Si conoces o eres dueño(a), de una pequeña o mediana empresa y deseas participar de nuestro estudio, puedes comunicarte a eva.lopez1@upr.edu

Vitín Carrera el dueño de la única zapatería en Orocovis