Latente el cobrarle a la ciudadanía por recogerle la basura

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El problema de disposición y acarreo de desperdicios sólidos y sus costos, así como el cierre de 12 de los 29 vertederos existentes, sería tema de discusión en una cumbre de alcaldes en la que también llevarían a la mesa de discusión la propuesta para cobrarle a los puertorriqueños por recogerles la basura.

El conclave de alcaldes, legisladores y conocedores del tema, sería para discutir «las opciones que hay, ya sea por legislación, ya sea por alianzas municipales para resolver esta situación de desperdicios sólidos”, señaló el representante Víctor Parés Otero.

“Ellos (alcaldes) son quienes tienen la mejor respuesta a esta situación, según las necesidades de su municipio. Así que cada municipio nos ayudaría a buscar esas alternativas que habremos de evaluar y poner sobre la mesa”, indicó Parés Otero.

Explicó que una de las alternativas que afloró durante la vista pública para discutir la Resolución de la Cámara 1339, fue lo que llamaron «incentivar» a los ciudadanos para que menos basura llegue a los vertederos, «mediante el pago de una tarifa por la disposición de los desperdicios domésticos».

Esta idea que fue traída a la mesa por la agrónoma Maribelle Marrero Vázquez, vice presidenta de Asuntos Gubernamentales de la compañía Consolidated Waste Services, LLC (ConWaste), informó la Cámara de Representantes en un comunicado de prensa.

Marrero Vázquez indicó que, si se establece esta alternativa, tiene que ser una de aplicabilidad en toda la Isla y no solo en algunos municipios para evitar que las personas viajen a pueblos en donde no se cobra la tarifa, para depositar sus desperdicios.

La deponente dijo que con esta estrategia se busca poner en manos de cada familia lo que pagarán por la disposición de los desperdicios; ya que mientras menos objetos coloquen en la basura, a la vez que aumenta el reciclaje, menos serán sus costos.  Por lo tanto, el gasto de acarreo disminuirá y la vida útil de los vertederos se extenderá.

“No hay que reinventar la rueda, la misma ya está inventada”, dijo Marrero Vázquez, quien dio como ejemplo el municipio de San Germán, cuyos porcientos de reciclaje aumentaron dramáticamente una vez se estableció la compra de bolsas para colocar los desperdicios sólidos, a la vez que se incentivaba el reciclaje.

Otro ejemplo que utilizó fue la práctica en los municipios de los Estados Unidos sobre el asunto de incentivar el reciclaje mediante tarifas que se aplican al volumen de desperdicios domésticos y la aplicación de multas si no se siguen las instrucciones.

Marrero Vázquez afirmó que lo urgente es “establecer estrategias reales y realizables, evaluando la capacidad fiscal de los municipios, contando con los alcaldes, usando la mejor tecnología disponible, pero pensando en la realidad presente y futura; consultando a expertos en el campo, pero tomando en cuenta a las comunidades. Poniéndonos de acuerdo todos por un mejor Puerto Rico”.

Por su parte, el representante José Aponte Hernández, coautor de la medida, manifestó que respecto a la Asamblea Legislativa, tanto él como el representante Parés Otero han asumido la responsabilidad de iniciar esta investigación, “pero quiero hacer consciente que a nivel nacional, en los municipios hay unos costos para la disposición de los desperdicios sólidos, lo que es el reciclaje, imponen una multas al que no actúa apropiadamente y la misma multa incentiva a hacer mucho más responsable, pero son determinaciones a nivel de las ciudades” .

“En Puerto Rico hay una realidad; hemos estado mirando y muy especial los alcaldes, que tienen esa responsabilidad directa, el que sea la Legislatura quien imponga para entonces decir que no fue culpa de ellos. Yo como le dije a un alcalde, no tengo ningún problema con asumir nuestra responsabilidad  y como dije, el compañero Parés y yo estamos trabajando eso, ahora esta investigación que se está realizando va a rendir un informe y de los resultados sabremos que se puede establecer a nivel de los municipios para reforzar el cumplimiento de esto”, ya que según afirmó, son los municipios los encargados de atender en cada uno de sus pueblos el manejo de desperdicios sólidos. 

Mientras que Ramón Meléndez, ayudante especial del alcalde de Guaynabo, recomendó que se actualice el Plan Estratégico para el Manejo de los Residuos Sólidos del 2004, y se atempere a las necesidades actuales y a las nuevas tecnologías existentes. A su vez, exhortó a “establecer una tarifa uniforme razonable para el recogido y disposición de los desperdicios sólidos y se busca los fondos estatales y federales para aumentar la vida útil de los vertederos regionales”.