Lo que debes saber sobre dentaduras postizas

Como ley natural, según nos hacemos viejos, llega el momento en que comenzamos a perder dientes. Es una situación incómoda y que puede afectar la autoestima de la persona.

Sin embargo, es un problema que se puede remediar. Dependiendo de la situación de cada persona va a haber una solución. Por ejemplo, hay personas que pierden una o dos piezas dentales y se pueden hacer una dentadura parcial. Hay otras personas que pierden muchas piezas y si el estado de las restantes no es bueno necesitan una dentadura completa.

Existen dentaduras completas que se pueden utilizar desde el día en que te remueven las piezas dentales que te quedan. Esto permite que no tengas que esperar a que la encía sane por completo. A la misma vez te sientes con más seguridad y mejora tu autoestima. Por otro lado, las medidas de la boca pueden ir cambiando según la encía sana con el pasar de los meses. Esto puede causar que la dentadura comience a moverse y a molestar, haciendo necesario ajustarla y en algunos casos remplazarla.

Al principio, tendrás que acostumbrarte a comer y quizás a hablar con la nueva dentadura. Comienza con alimentos blandos y poco a poco ve añadiendo otros hasta que puedas llevar una alimentación normal para ti. Si sientes que al masticar la dentadura se mueve, trata de hacerlo con ambos lados a la vez para disminuir o acabar con el problema. Una dentadura bien ajustada no debe moverse mucho, pero hay casos en los cuales la persona no produce suficiente saliva. Como la saliva es la que ayuda a mantener la dentadura en su sitio, puede ser beneficioso utilizar productos que sean adhesivos como el Fixodent®.

A las dentaduras hay que darle ciertos cuidados para asegurar que duren el mayor tiempo posible. Por lo tanto, para evitar que puedan caerse y romperse, remuévelas y límpialas en un lugar seguro como un lavamanos. Por la noche, debes cepillar la dentadura y luego debes dejarla en remojo durante toda la noche. Utiliza agua fresca ya que el agua caliente puede dañarla. En la mañana, vuelve a cepillarla antes de usarla. El cepillado de la dentadura debe incluir el área que está en contacto directo con la encía.

Si estás teniendo algún problema en cualquier área de tu boca o has notado que tienes mal aliento, no dudes en visitar un dentista. El dentista es el profesional que puede detectar si hay alguna condición o situación que deba ser atendida. Esto evitará que una situación sencilla se complique y se convierta en un gran problema.

Recuerda que cualquier duda o sugerencia, me puedes escribir a estureceta@gmail.com. Hasta la próxima.