Medidas para atender el reflujo gastroesofágico en niños

Por Jackeline Del Toro Cordero

jackelinedeltoro@esnoticiapr.com

 

Los pañales muy ajustados y la sobrealimentación pudieran afectar a los bebés e infantes y desarrollarles síntomas que pueden confundirse con el reflujo gastroesofágico, advirtió el gastroenterólogo pediátrico Carlos Camacho.

Sin embargo, cuando se hacen las evaluaciones necesarias y se confirma el diagnóstico, hay que tomar medidas para atenderlo y buscarle alivio, indicó el subespecialista.

“Decimos que hay reflujo cuando el contenido del estómago sube a la boca o al esófago. Un reflujo en niños recién nacidos es en su mayoría, fisiológico. Pero si continúa dando síntomas, hay que llamarlo reflujo gastroesofágico. Va a requerir cambios en el estilo de vida. Pero si los síntomas persisten, hay que tomar medidas según la edad”, explicó el médico a Es Noticia.

Según el especialista, aunque el reflujo gastroesofágico puede encontrarse en otros miembros de la familiar, el estilo de vida está ligado directamente, y puede estar relacionado también, a alergias y al asma.

En un bebé recién nacido pueden surgir buches frecuentes, por lo que recomendó a las madres y cuidadores no darle leche rápido después de vomitar, sino esperar tres horas hasta la próxima alimentación.

Los pañales muy apretados, la posición después de tomar leche y agitarlo después de haberlo alimentado, puede provocar el vómito en un bebé o infante, por lo que el médico recomendó “dejarlo tranquilo 30 minutos y sentarlo a un ángulo de 15 grados si es muy pequeño, y hasta a 30 grados si es más grande”.

Para realizar un diagnóstico, el médico revisa el historial familiar y puede administrarle un medio contraste por la boca a ver si el esófago está normal o si presenta estrechez. “Si es normal, hay que tratarlo, pero no con medicamentos.”, indicó.

Explicó que se debe evaluar cómo la madre lo alimenta, si hay sobrealimentación, la mamadera que utiliza y hasta la posición de la botella. Otro problema es si el niño está muy irritable.

 

Importante el peso

El subespecialista subrayó que un bebé debe pesar siete libras y a partir del quinto mes puede aumentar. Pero, “si al segundo mes pesa 14 libras, hay que orientar a la mamá y explicarle que el bebé debe tomar 24 onzas al día. A la medida que crece se aumenta la cantidad y el periodo entre tomas”.

Además, si el problema de los buches persiste, hay que espesar la leche. “Puede haber un problema en la válvula del esófago, por lo que el cereal pone el medio menos ácido y hace que (el buche) suba menos”.

Explicó que “hay fórmulas para usar desde que nacen que tienen el cereal incluido, pero no puede ser una decisión unilateral de mamá. Con el cereal se aumentan las calorías y yo me opondría a ponerlo muy gordito”, aclaró.

“Hay niños que persisten con la condición. Adolescentes que presentan el dolor del hipo, ronquera, mal aliento, se afecta el esmalte del diente. Hay que hacerle estudios radiográficos y quizá una endoscopia”, mencionó.

En cuanto al tratamiento, señaló la necesidad  de hablar sobre la comida, eliminar los ‘fast food’ o comida rápida, la salsa de pizza, el pique, el chocolate, la menta, el chicle, y evitar el sobrepeso.

Ya cuando se es adulto, recomienda comer porciones más pequeñas en un tiempo más corto y evitar comer dos horas antes de acostarse. “Como se dice, debe desayunar como rey, almorzar como príncipe y cenar como mendigo”, expresó.