Mujer trabajadora: entrega y liderazgo

Por Glorimari Jaime Rodríguez

Exalcaldesa de Guayama

 

En el Día Internacional de la Mujer se conmemora la lucha de la mujer por la equidad con el hombre en el área laboral y en la sociedad.  Han sido muchos los momentos en que las mujeres han establecido logros significativos para la historia a nivel mundial. Desde antes del siglo XX muchas mujeres se enfocaron en cambiar su estatus y comenzaron a participar en actividades que tradicionalmente las hacían los hombres.

Para ir a la universidad se disfrazaban de hombres y con valor y determinación se pusieron los pantalones bien puestos para cumplir sus metas.  Heroínas como Margaret Barry crecieron en una época donde a las mujeres se les prohibía ser inteligentes, y mucho menos estudiar en la universidad.  Ella se vistió de hombre y se convirtió en el médico del Gobernador de Sudáfrica. Fue una de las primeras en practicar una cesárea. Así también, Mary Parkhurst cambió su nombre por James, tomó las licencias y se hizo conductor de diligencias para llevar cargamentos de oro en caminos peligrosos.

Amelia Robles Ávila se convirtió en soldado y fue condecorada como veterano de la Revolución Mexicana, pero como si fuera un hombre.  Franklin Thomson, era Sarah y se vistió de hombre para ser parte de la Unidad de Infantería de los Estados Unidos.  Dorothy Tipton se hizo pasar por hombre para poder desarrollarse como prodigio en el piano.

La Organización de Naciones Unidas había establecido que la conmemoración del 8 de marzo se debía al Día de la Mujer Trabajadora. Años más tarde, se hicieron cambios relacionados a la expectativa de su verdadera definición.  Y es que conocemos a muchas personas que se han destacado en diferentes campos y el hecho de ser mujer no las ha colocado en la fila trasera.

Hoy, podemos decir que Puerto Rico ha tenido una gobernadora Mujer, dos presidentas de la Cámara de Representantes y dos presidentas del Tribunal Supremo.  Además, muchas mujeres se han desempeñado en posiciones de liderazgo tanto en la empresa privada, como en otras áreas del ambiente artístico y literario.

Pero no podemos perder de perspectiva que las mujeres con liderazgo pueden existir en cualquier escenario.  Dicho por la primera mujer que hizo historia en mi vida y que a los 19 años tuvo a su primer hijo.  Ella sin títulos, ni esplendor logró que sus cinco hijos fueran excelentes ciudadanos.  Mi mamá, estaba en cada momento importante de mi vida.  En los “field days” y noches de logros. También estuvo en los momentos difíciles cuando perdí en el deletreo “spelling bee” o cuando me caí en la escuela. Mi mamá también merece ser condecorada en el día internacional de la Mujer. Y es que ella renunció a sus propias metas, para que mis hermanos y yo pudiéramos lograr las nuestras.

Hoy condecoro a las AMAS DE CASA a las que nadie premia, pues entienden que su labor es una condición que tienen, por haber nacido Mujer.  Ellas dejan de hacer lo que desean, para cumplir con su obligación de madre abnegada y esposa.  Para que las tareas de la casa se realicen y para que el padre luzca como el héroe. Sus hijos e hijas lograrán sus metas y entenderán que su madre ayudó, pero que parte importante fue su dedicación y esfuerzo.

Hoy honro a las mujeres que compiten con los hombres y ganan su sitial. Pero también honro a las que hacen una doble jornada porque trabajan duro en la calle y luego llegan al hogar a hacer las tareas domésticas. Honro a mi mamá, quien decidió no seguir estudiando porque tenía que trabajar por mi. Y que luego hasta dejó su trabajo para ser la madre y ama de casa a tiempo completo.

Hoy gracias a ti mamá soy la persona que soy. Y mis hermanos también, así como tú muchas mujeres renuncian a sus deseos personales y se convierten en la GRAN MUJER.  La que deja todo para lograr que sus hijos logren lo que ellas no pudieron.

A TODAS LAS MUJERES que ayudan a un Gobernador, Alcalde, Senador, Representante, Jefe de Agencia o de alguna empresa privada. Aquellas que le llaman Primera Dama o la esposa de aquel inversionista famoso.  Ella hace una gran labor. A veces sin remuneración, pero con mucha entrega y liderazgo.

Ellas han demostrado un alto grado de compromiso con los momentos difíciles que vivimos a diario.  Ver cómo las Primeras Damas Municipales apoyaron la gestión de servicios a la ciudadanía ha sido una grata experiencia para todos los que recibimos servicios.  Al igual que muchas alcaldesas, como la de Ponce, Morovis y Canóvanas, a quienes puedo dar fe del nivel de entrega que tienen con su pueblo.

Mujeres como Beatriz Rosselló o la Primera Dama de Yauco, Bayamón, Río Grande, Cataño, Cidra y Aguas Buenas, quienes han logrado cumplir con el compromiso ciudadano sin cobrar ni un centavo.  Ellas saben lo que tienen que hacer y lo han demostrado con hechos.  A ellas y a cada mujer que hace la diferencia sin importar su posición, merecen la felicitación.

Desde el lugar donde la vida te ponga, puedes ejercer tu liderato. Cada madre, abuela, maestra, enfermera, doctora, abogada, mecánica o carpintera… haz logrado vencer los estereotipos y haz logrado cumplir tu compromiso.

Gracias Mujer por hacer la diferencia y lograr cumplir tus sueños y los de otros también.