Museo agrícola con aval de las agencias

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El esfuerzo para convertir  la vetusta central azucarera Coloso, ubicada en Aguada, en un museo agrícola, recibió el respaldo de un grupo de agencias y la advertencia de que no hay dinero.

La Compañía de Turismo, el Banco de Desarrollo Económico (BDE), el Departamento de Agricultura y la Autoridad para el Financiamiento de la Infraestructura (AFI) favorecieron la transformación de la estructura en un museo, informó el Senado en un comunicado de prensa.

“Esta Central no solo es testigo silente de la que fuera nuestra principal industria económica, no solo representa lo que fue el lugar de trabajo de miles de puertorriqueños por más de dos siglos, sino que sus instalaciones son más que un símbolo, forman parte de la identidad de Aguada y de la región oeste”, expresó el senador  Luis Daniel Muñiz Cortés.

Comisión de Desarrollo del Oeste visitó la Central Coloso.

La Comisión de Desarrollo del Oeste del Senado investiga la Resolución 296, la cual evalúa la viabilidad y conveniencia de establecer un museo en las instalaciones de esta central azucarera, la cual cerró operaciones en el 2002.

La Compañía de Turismo sometió una ponencia en la que indican que desarrollar un nuevo proyecto de preservación histórica “es relevante” por lo que aumentaría el inventario de atractivos en la región Porta del Sol.

Sin embargo, advirtió que para que esta iniciativa sea exitosa debe darse de manera integrada por lo que es fundamental que se conozca la realidad de las instalaciones y la maquinaria que se encuentran en el lugar.

Mientras, el secretario del Departamento de Agricultura, Carlos Flores Ortega, expresó en un memorial no tener objeción a la propuesta, pero hizo la salvedad de que, debido a la proximidad al Valle del Coloso, se debe tomar en consideración mantener parte de los terrenos y estructuras disponibles para el uso y exploración agrícola del valle.

“Los terrenos y estructuras han servido a la agricultura y en particular para la industria de la caña de azúcar por más de un siglo y la localización del mismo permiten usos y proyectos que puedan maximizar la producción agrícola y comercial del área oeste”, señaló.

Por su parte, el director ejecutivo de AFI, Eduardo Rivera Cruz, señaló que la creación de un proyecto de este tipo no sólo ayudaría a preservar el valor histórico de la Central Coloso, sino que abonará al desarrollo económico del oeste.

No obstante, solicitó a la Legislatura el que asigne los fondos pertinentes ya que no cuenta con un presupuesto operacional para sufragar programas de mejoras permanentes de infraestructura.

“La situación económica que atravesamos requiere de la asignación de los recursos necesarios para, entre otros, sufragar los costos de estudios y diseño, endosos y permisos, así como los gastos de construcción necesarios para cumplir con los propósitos que persigue la Resolución”, indicó Rivera Cruz.

La historia de la Central Coloso se remonta al Siglo XIX cuando en Puerto Rico comenzaron a resurgir las centrales azucareras. En el 1936 existían en Puerto Rico alrededor de 43 centrales azucareras operando, pero a partir del 1940 esta industria comenzó a decrecer hasta el punto que en el 1977 cerraron 33 de ellas y en el 1981 sucedió lo mismo con la Central Cambalache en Arecibo y Ensenada en  Guánica. Entre 1990 y 2002 cerraron la Central Aguirre en Salinas, la Central Mercedita en Ponce, la Central La Plata en San Sebastián, la Central Roig en Yabucoa y la Central Coloso en Aguada.

Se desprende de la pieza legislativa que para el 1961 la Central logró su mayor producción de azúcar: 73, 554 toneladas. En 1976 el gobierno adquirió esta Central bajo la corporación Azucarera. Para el 1996 era la única central que refinaba azúcar en Puerto Rico.