Ninguna idea es desechable

“Un hombre con una idea nueva es un loco hasta que la idea triunfa” – Mark Twain

Para muchos de nosotros que vivimos en Puerto Rico, tras el paso del huracán María, el 20 de septiembre del 2017, la creatividad se despertó de sopetón para lograr hacer las cosas cotidianas como cocinar, lavar y encontrar alternativas de entretenimiento. Han sido muchas las ocurrencias compartidas en los medios tradicionales y digitales para dar ideas de supervivencia.

A más de 90 días del paso del huracán María, he visto decoraciones en origami para los árboles y adornos para las casas entre muchísimos inventos creados que merecen un gran aplauso y reconocimiento.

Definitivamente, será una Navidad muy especial para los que han vivido la experiencia de tan fuerte azote. Por eso, te invito a leer sobre dos artículos que nacieron de ideas que probablemente muchos consideraron locas y cómo han marcado un antes y un después.

La historia de los famosos libros Dummies, nació de una conversación familiar ya que el tío le pidió a su sobrino que creará un libro para principiantes sobre el tema relacionado con la tecnología y la idea fue el impulso para desarrollar en palabras simples lo complicado de la informática.

Interesante, ¿verdad? Por eso es importante estar atentos, como radares, escuchando y observando las necesidades propias y ajenas para solucionarlas con innovaciones y lanzarnos a encontrar esos tesoros que llamaré “creatividad”.

La segunda historia que deseo compartir es muy personal ya que para el año 2001 comencé a engordar y la ropa era muy incómoda, en especial, la ropa interior.

Veía a mi novio tan cómodo en su ropa interior que decidí, un día que lavé ropa, probarme sus calzoncillos y, para mi sorpresa, sentí gran comodidad ya que eran en algodón, eran largos y el ajuste de la cintura era ancho, nada apretaba.

Los usaba debajo de los trajes para que así los muslos no me molestaran al caminar. En fin, fue una prenda clave en mi nueva etapa de estar sobrepeso.

Compartí la idea con una modista amiga mía. Cuando conversamos, le dimos vueltas a la idea: añadir volantes delicados, que fueran sexy, pero se convirtió en otro concepto que no era tan cómodo como el que yo había experimentado. Dejé la idea a un lado y continué con otros proyectos.

Hace unas semanas, viajé a Florida para cuidar a una tía y estar en un “oasis”, como le llamé a la casa de mi sobrina. Fue un oasis de bendición, allí descansé y renové energías tras el paso de María. ¡Y en la primera tienda que visité me topé con mi idea! Hanes ha creado los panties y los describe como “boyfriend underwear for women”. Quizás no sean los más que vendan, pero me dio muchísima alegría saber que tuve una buena idea y que a otro también se le ocurriera y la pudiera realizar.

Por eso el título de esta publicación es “Ninguna idea es desechable”.  Escucha, observa y busca soluciones pues es muy probable que tú seas el siguiente en tener ese golpe de suerte con tu emprendimiento.

Apreciado lector, deseo que con mi blog te motives a generar ideas y llevarlas a la acción. Además, deseo que la alegría de la Navidad te dure los 365 días del año.

¡Emprendamos ideas juntos!

Tu amiga digital. Tere Montes

P.D. Sígueme en Facebook para conocernos más: Facebook.com/teremontes