No hay dinero “gratis” para el comerciante

Por Sandra Caquías Cruz

redaccion@esnoticiapr.com

 

PONCE – Los comercios perdieron en facturación durante el mes de septiembre -con el azote de eventos atmosféricos- alrededor de un 35%, estimó Fernando Rodríguez, presidente de la Cámara de Comercio del Sur de Puerto Rico y director regional de la Asociación de Industriales.

“En los que están operando (tras el paso del huracán María el pasado 20 de septiembre) la pérdida para el mes de septiembre, en términos de ingresos, se puede proyectar en un 35 por ciento”, subrayó Rodríguez.

Explicó que a eso se suman los gastos extraordinarios asumidos por el comerciante como el abastecimiento de combustible para poder seguir en operación, así como el pago de horas extras a empleados. Igual se suman los daños físicos, si algunos, que recibió el local comercial.

“Los que estamos en comercio y negocios sabemos que los gastos de operación post-huracán son muy alto”, dijo Rodríguez. “Hay una serie de costos relacionados a este evento atmosférico que el comerciante está absorbiendo”, destacó.

“Hacer negocio en Puerto Rico antes del 20 de septiembre era una cosa y después del 20 de septiembre es otra”, indicó.

Ángel Class, de la Agencia federal para el Desarrollo de Pequeñas Empresas, mejor conocido por sus siglas en inglés SBA, explicó que hay diversos tipos de ayuda para los comerciantes afectados por el paso de huracán María, pero todas son préstamos a bajo interés y con varios años de amortización.

“Todo es basado en préstamos. No hay ninguna ayuda federal, así como decir gratis”, subrayó durante el programa radial Es Noticia Puerto Rico, que se transmite por Católica Radio.

 

Dónde solicitar la ayuda:

1-800-659-2955
www.sba.gov
https://disasterloan.sba.gov/ela 

 

Hay ayudas (préstamos) para daños físicos y daños económicos. SBA no solo ofrece a negocios también dan ayuda (préstamos) a individuos.

Las únicas formas de los comercios obtener alguna ayuda, explicó, es mediante préstamos a la banca privada o SBA.

El oficial del banco es quien estudia la capacidad de pago, ingresos y crédito aceptable para SBA.   “Ese préstamo inicia en 3.3% de interés fijo y podría llegar a 30 años si cualifica”, indicó.

Los daños físicos, para los que pudiera estimar hasta $2 millones, incluyen planta física, muebles de oficina, maquinaria, inventario, entre otros.

También hay ayudas para los que han sufrido daño económico. Las personas que tuvieron que cerrar sus puertas puede solicitar el programa de impacto económico, un préstamo de capital para pagar alquiler, luz, agua, empleados, entre otros.

“Este tipo de ayuda viene a ser vital para el repunte económico de la Isla si consideramos que los pagos no empiezan hasta dentro de nueve meses. Eso facilita un capital al negociante en lo que el negocio se normaliza”, indicó el empresario Efraín Montero, pasado presidente de la Cámara de Comercio del Sur de Puerto Rico.

LA SBA también ofrece préstamos de ayuda individual. Estos pueden alcanzar los $200,000 e incluye desde la estructura hasta su contenido. Estos préstamos tienen un interés fijo que comienza en 1.7 %. Esta ayuda incluye automóvil.

“Las amortizaciones (para los diversos préstamos) son hasta 30 años si lo necesita”, destacó Class. “No va a empezar a pagar inmediatamente, se va a tardar hasta nueve meses. Tan pronto firme la Nota es que va a empezar a pagar”, indicó.

Señaló que los primeros $25,000 “se toman como si fuera un préstamo personal”. No tendrá que presentar un colateral.

El desembolso del préstamo ocurre demora usualmente 7 a 9 días, pero debido a problemas de Internet pudiera demorar un tiempo adicional, advirtió.

Hasta el viernes habían aprobado $776,000, que serían desembolsados próximamente. “Al decirle que se le aprobó es que ya están notificados de que ya pueden hacer sus cierres para recibir su dinero”, dijo.

Los que deciden recibirlo en cheque pudieran tardar unos seis días, pero el que prefiere un depósito electrónico puede recibir el dinero en dos o tres días, destacó el funcionario de SBA.