“No hay forma de recortarle más a los municipios”

Por Redacción Es Noticia

redaccion@esnoticiapr.com

 

El presidente del Senado, Thomas Rivera Schatz, dijo que la Junta de Control Fiscal (JCF) debe aplicarse la «disciplina fiscal» que está solicitando a los municipios y que su propuesta de convertir los municipios en instrumentos de la Ley Promesa y obligarlos a someterles planes fiscales y presupuestos no será «un gran avance». 

“La Junta de Control Fiscal no ha logrado mucho por Puerto Rico así que no creo que vaya a lograr alguna diferencia con los gobiernos municipales…Han hecho una expresión de que lo que pretenden es colaborar: ya veremos”, opinó Rivera Schatz.

 

¿Qué le van a limitar a los municipios si los municipios ya tienen tanta limitación? A los municipios lo que hay es que otorgarle facultades y asignarles recursos económicos. No hay forma de recortarle más a los municipios. Los municipios están en una situación económica que lo que necesitan es ayuda y no recortes”.

Thomas Rivera Schatz – presidente del Senado 

 

“Yo no sé cuál fue el criterio que ellos utilizaron para escoger esos 10 municipios en particular, pero hay municipios con problemas sustanciales que deben de igual manera atenderse. El problema que tiene la Junta de Control Fiscal es uno de autoridad moral. Ellos están sugiriendo una disciplina fiscal que ellos no eximen”, dijo. 

El presidente de la JCF, José B. Carrión, informó hoy -jueves- que convirtieron a los municipios en entidades cubiertas bajo la Ley Promesa en busca de «asegurar su viabilidad fiscal» e implementarán un plan piloto con 10 municipios que tendrán que desarrollar sus planes fiscales y presupuestos para que sean certificados por ese organismo federal.

“Hemos escuchado a los alcaldes. Estamos siendo proactivos para ayudarles a delinear e implementar un plan que los aleje de la insolvencia y los lleve a la estabilidad fiscal, desarrollo económico y que puedan seguir haciendo lo que hacen mejor – servir las necesidades de sus constituyentes”, dijo Carrión.

Los planes, explicó Carrión, son cónsonos con la advertencia de que el Plan Fiscal del Gobierno de Puerto Rico contempla la eliminación total de los subsidios del gobierno central para el 2024, o sea que para ese momento los municipios dejarán de recibir dicho dinero  y eso dificultaría su capacidad para pagar las deudas. La mayoría de los 78 municipios operan con déficit acumulados.